martes, 27 de julio de 2021

Posicionamiento de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UMA respecto al ejercicio de la profesión de Educación Social

 


POR EL RESPETO Y LA ATENCIÓN NECESARIA AL GRADO DE EDUCACIÓN SOCIAL COMO ACCIÓN PROFESIONAL DE LOS EDUCADORES Y EDUCADORAS SOCIALES.

Atendiendo a peticiones realizadas por diferentes estamentos socioeducativos y un número significativo de egresados del Grado de Educación Social, que se imparte en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, y al continuo intrusismo profesional que la figura del Educador y la Educadora Social sufre aún en la actualidad, queremos realizar las siguientes consideraciones: 

Los estudios que llevan a la consecución del Título Universitario de “Educador y Educadora Social” están regulados desde el año 1991, concretamente por medio del Real Decreto 1420/1991 de 30 de agosto, por el que se establecía, en su momento, el título universitario oficial de Diplomado en Educación Social y las directrices generales propias de los planes de estudio conducentes a la obtención de aquél. Hablamos, por lo tanto, de una titulación fuertemente instaurada en nuestro país, hace más de 30 años, realizando una oferta formativa específica, relacionada con los ámbitos de trabajo que son competencia del educador y la educadora social, con el objetivo de ofrecer la oportunidad de adquirir una formación específica para esta figura profesional. Además, en concreto, en la Universidad de Málaga, se trata de unos estudios universitarios instaurados desde el curso 2003-2004, que posee una trayectoria académica, formativa y de investigación de más de 18 años que puede comprobarse gracias al trabajo ingente y específico de estos profesionales, y a la gran cantidad de investigaciones que sobre esta rama profesional se producen en esta facultad. 

A esto habría que añadir una amplísima y extensa tradición profesional representada por educadores y educadoras sociales, cristalizada e implementada en multitud de prácticas educativas cotidianas, apoyadas en un Código Deontológico Profesional y reflejadas en ámbitos de representación y  de investigación social a nivel local, autonómico y nacional como son el Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales, el Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Andalucía, la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social, etc. 

Teniendo en cuenta lo expuesto, queremos hacer constar que la Educación Social posee un cuerpo propio de conocimiento y de ámbito de actuación profesional, canalizados en los estudios del Grado referenciados, que nos indican que existen una serie de competencias específicas que deben adquirir aquellas personas que opten a la titulación de Graduado en Educación Social. Estas competencias vienen definidas por la Agencia Nacional de Evaluación y Calidad de la siguiente manera: 

• Conocer y comprender de forma crítica las bases teóricas y metodológicas que desde perspectivas pedagógicas, sociológicas, psicológicas sustentan los procesos socioeducativos, así como los marcos legislativos que posibilitan, orientan y legitiman la acción del Educador y Educadora social. 

• Analizar, conocer y comprender las funciones que cultural e históricamente ha ido adquiriendo la profesión de Educador y Educadora Social, así como las características de las instituciones y organizaciones en las que desempeña su trabajo, con objeto de configurar su campo e identidad profesional. 

• Diagnosticar y analizar los factores y procesos que intervienen en la realidad sociocultural con el fin de facilitar la explicación de la complejidad socioeducativa y la promoción de la intervención. 

• Diseñar, planificar, gestionar y desarrollar diferentes recursos, así como evaluar planes, programas, proyectos y actividades de intervención socioeducativa, participación social y desarrollo en todos sus ámbitos. • Dirigir, gestionar y coordinar organizaciones, centros e instituciones socioeducativas.

 • Mediar e intervenir, asesorando, acompañando y promocionando a personas y grupos en situación de necesidad.

. Adquirir las habilidades, destrezas y actitudes para la intervención socioeducativa. 

• Afrontar los deberes y dilemas éticos con espíritu crítico ante las nuevas demandas y formas de exclusión social que plantea la sociedad del conocimiento a la profesión del educador/a social. 

Con esta realidad expuesta tanto a nivel formativo-académico como profesional, queremos manifestar sin lugar a duda que la Educación Social es una profesión pedagógica, con un corpus teórico que le es propio y unos ámbitos profesionales claramente definidos. Teniendo en cuenta esto, deseamos expresar nuestra honda preocupación ante las continuas situaciones que se repiten de intrusismo profesional en este ámbito laboral (el último en referencia a una convocatoria de plazas públicas realizadas por el Ayuntamiento de Málaga donde, para el puesto de Educador y Educadora Social se pide como requisito estar en posesión de cualquier titulación universitaria, por lo que se priva de esta forma a la ciudadanía de recibir una atención educativa cualificada), menospreciando el Grado de Educación Social, la propia figura profesional de los educadores y educadoras sociales, y realizando un preocupante agravio comparativo respecto de otras profesiones que gozan de un reconocimiento (merecido) y que solicitamos también, a quien corresponda, para la Educación Social. Por todo ello, solicitamos que las administraciones públicas garanticen un servicio de calidad a los ciudadanos incorporando a sus plantillas profesionales con la titulación requerida y no dotando los puestos de educadores/as sociales con profesionales que no tienen la titulación ni las competencias debidas.

Fdo.: 

José Manuel de Oña Cots, Coordinador Grado en Educación Social. 

VºBº Rosario Gutiérrez Pérez, Decana de la Facultad CC. Educación de la Universidad de Málaga.

martes, 13 de julio de 2021

Sin sombras y con pobreza

 


Llevo unos días reflexionando sobre el artículo de Alejandra Borunda “la sombra que divide” editado en la revista National Geographic del mes de julio, con fotografías de Elliot Ross, que ha desarrollado un trabajo sobre la resiliencia y adaptación climática de las comunidades indígenas en Alaska.

Alejandra Borunda base su trabajo en la ciudad de Los Ángeles, la misma que planificó su construcción para que esa fuese al sol, dejando la sombra de lado, pero con el cambio climático resulta que el sol ya no es una prioridad, así que ahora se están planteando idear la construcción con referencia a las sombras con el fin de que la gente no sufra el aumento considerable de las temperaturas.

Todas las ciudades, incluidas Los Ángeles, se diseñan para dar vida a los automóviles, sin tener en cuenta a las personas y su entorno vegetal, con prioridad del asfalto y el hormigón, espacios por donde la gente camina sobre temperaturas altísimas que perjudican seriamente a su propia salud.  

En los barrios ricos de las ciudades se concentran la mayor proporción de sombras, en esos lugares el vecindario se permite cuidar de los árboles por su elevado poder adquisitivo, por el contrario, en los barrios más pobres, el no cuidado y la falta de inversión pública se plasma en la falta de cobertura verde y por lo tanto la falta de sobras.  

El diseño urbanístico de las últimas décadas deja a los barrios pobres con amplias avenidas y acera estrechas, eliminado todo tipo de vegetación que dificulte el tráfico, no es así en los barrios ricos.

El medio rural tampoco se escapa al modelo inquisidor de las ciudades, así vemos que han desaparecido los árboles de grandes copas en las plazas de los pueblos, entorno de encuentro para la comunidad que buscaban sus sombras en los meses caluroso. En este olvido de los grandes árboles, algunas veces muertos por enfermedades, pero otras simplemente por cubrir de asfalto y cementos para aparcamientos.

Otra vez los colectivos más frágiles y vulnerables tienen que sufrir, esta vez no es la falta de trabajo, es la influencia del cambio climático al vivir en barrios sin vegetación.

Los Educadores y Educadoras Sociales como profesionales que trabajan con, para y desde la comunidad, deben intervenir para mejorar la calidad de vida de todas las personas, sensibilizar que otro desarrollo y sostenible es posible, sin distinción de barrios ni pueblos de primera o de segunda. El derecho a tener sombras y frescor debe estar al alcance de todos y todas.

Samuel N.P

lunes, 21 de junio de 2021

EL CEESCYL PRESENTA APORTACIONES A LA FUTURA LEY ATENCIÓN RESIDENCIAL EN CASTILLA Y LEÓN Y SOLICITUD DE CREACIÓN DE LA CATEGORÍA PROFESIONAL “EDUCADOR/A SOCIAL” EN EL CONVENIO COLECTIVO PERSONAL LABORAL CCAA CYL

 


El Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Castilla y León ha presentado aportaciones al Anteproyecto de Ley que regula el modelo de atención residencial para cuidados de larga duración en Castilla y León, haciendo especial hincapié en apostar por la estrategia focalizada en la Atención Centrada en la Persona, en reforzar los lazos imprescindibles entre Educación y Envejecimiento de manera que se supere la mirada sanitaria y de cuidados más inmediatos que hay en la actualidad, para favorecer la atención integral desde la dignidad de la persona en todas sus necesidades vitales. (Enlace al documento)

Por otro lado y conociendo la existencia de procesos de negociación del Convenio Colectivo para el Personal Laboral de la Administración General de la Comunidad de Castilla y León y Organismos Autónomos dependientes de ésta, se ha remitido tanto a Función Pública como a Gerencia de Servicios Sociales, solicitud de creación de la categoría profesional de “Educador/a social” en la clasificación profesional Grupo II de los futuros convenios colectivos, algo que podrá ser utilizado por la representación sindical en las respectivas mesas negociadoras. (Enlace al documento)

domingo, 13 de junio de 2021

La caridad de lo social: un retroceso al estado de la precariedad



 Fuente El Universal. Ilustración Dante De La Vega

Artículo de Sheila Álvarez de la web Afroféminas "Nuestra sola existencia es resistencia"

Hace no demasiado tiempo, todas y todos nos echábamos las manos a la cabeza ante la petición por parte de los poderes políticos de voluntarias y voluntarios para la realización de actividades profesionales especializadas. Sin embargo, no es un hecho reciente la constante petición de trabajo voluntario en áreas especializadas de los Servicios Sociales.
Tampoco es poco común la existencia de organizaciones donde la mayoría de sus trabajadoras y trabajadores son personas voluntarias o estudiantes en prácticas no remuneradas.
Otra situación que se repite hasta la saciedad es la creación de proyectos temporales, con la consecuente temporalidad del ofrecimiento de apoyo a los colectivos desfavorecidos y de la situación laboral de las personas que ofrecen dicho apoyo.
Es curioso que, en un Estado del Bienestar, donde todas y todos aportamos con el dinero de nuestro trabajo al mantenimiento del mismo, exista una situación tan precaria en la empleabilidad de quienes se encargan de la gestión de las prestaciones de ayudas: trámites de prestaciones, apoyo a personas racializadas, mujeres víctimas de la violencia de género, menores, personas del colectivo LGTBIQ+, ancianas y ancianos, entre otros.
No es menos curioso que en un país donde gobiernan partidos progresistas, que se llenan la boca al hablar de violencia de género, que no dudan en aplaudir a las personas que proveen de cuidados a quienes lo necesitan y defienden la creación de políticas sociales, a día de hoy impere la caridad frente a una estructura sólida de protección a las ciudadanas y ciudadanos.
Las trabajadoras y trabajadores que nos dedicamos al ámbito social nos encontramos frente a una inseguridad laboral y económica, que lejos de ayudarnos a ayudar, amplía la zona de desigualdad hasta introducirnos dentro de ella.
¿Acaso podemos ofrecer orientación en la búsqueda de empleo cuando nosotros y nosotras mismas carecemos de un contexto estable donde poder ejercer nuestra profesión? ¿Acaso podemos hablar de esperanza cuando nos la arrebatan constantemente?
Las necesidades son consecuencia de una situación vital lo suficientemente compleja como para suplirlas en un tiempo tan limitado, además de que se requieren de estrategias y herramientas especializadas que no se limitan a la buena voluntad.
Si la buena voluntad fuese el único requisito imprescindible para facilitar el desarrollo personal, social y profesional de las personas, probablemente no existiría el amplísimo grado de vulnerabilidad en que se encuentran muchas de ellas y que cada vez es mayor en la situación de crisis crónica en la que se encuentra España.
Por supuesto, tampoco es posible hacer un seguimiento de las usuarias y los usuarios, convirtiendo el trabajo realizado en un parche que tarde o temprano caerá por la inconsistencia de sus tejidos.
Por todo ello, hoy se hace necesario reivindicar el trabajo de las integradoras/es sociales, trabajadoras/es sociales, educadoras/es sociales, pedagogas/os, psicólogas/os, cuidadoras/es y demás profesionales que tratamos que sostener sobre nuestros hombros un Estado del Bienestar que amenaza con desplomarse y aplastarnos en su caída.
Proteger a las y los profesionales del ámbito social es proteger los derechos humanos, es proteger a cada una de las ciudadanas y ciudadanos que no están exentas/os de vivir una situación complicada el algún momento de sus vidas y que se merecen recibir la mejor atención posible.
Como diría Mary Wollstonecraft: “Es justicia y no caridad lo que necesita el mundo”. Suplamos esa carencia.
Sheila Alvarez
@sheilalvarezzz

martes, 27 de abril de 2021

¿POR QUÉ DICEN “MENAS” CUÁNDO HABLAMOS DE INFANCIA?

 


¿POR QUÉ DICEN “MENAS” CUÁNDO HABLAMOS DE INFANCIA? 

NO A LA VIOLENCIA EJERCIDA EN POLÍTICA CONTRA LA INFANCIA 

El Consejo General de Colegios Oficiales de Educadoras y Educadores Sociales, como órgano de representación de miles de profesionales de la Educación Social en el Estado, responsables de la educación y la protección de la infancia y la adolescencia, manifiesta su más absoluto rechazo a la campaña de odio vertida desde el partido político de la ultraderecha más retrógrada y conservadora, contra la integridad y la salvaguarda de niñas, niños y adolescentes, por el simple hecho de ser de origen inmigrante. 

Como colectivo profesional tenemos claro que estamos nuevamente ante un delito de odio, ya que no es la primera vez que este partido político utiliza a la infancia y a la adolescencia para infundir miedo y centrar su discurso racista y fascista a posibles votantes que desconocen por completo las terribles causas de pobreza que hacen que se jueguen la vida, literalmente, para llegar a nuestro país, poder formarse, trabajar y tener un futuro digno. 

Hacemos un llamamiento a la sociedad civil, política y a los medios de comunicación para que dejen de usar el acrónimo MENA, utilizado por racistas para infundir odio contra la infancia más vulnerable, y les pedimos encarecidamente que hablemos de infancia y adolescencia, qué es lo que realmente son, y recordemos que, como sociedad avanzada, debemos proteger a la infancia, provenga de donde provenga, respetando así la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño en la que se contemplan los derechos de protección, de provisión y de participación, sustentados en principios fundamentales como la no discriminación, el interés superior del/de la menor, el derecho a la vida, la supervivencia, el desarrollo y el derecho a la participación en nuestra sociedad. 

Es responsabilidad de toda la sociedad denunciar los delitos de odio promulgados por un partido político que tiene representación parlamentaria y que infunde mensajes en contra de nuestros valores democráticos y pedimos que se actúe a nivel político y judicial contra esta forma de criminalizar al diferente y más vulnerable. 

Comunicado del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales

lunes, 19 de abril de 2021

Foto del Año de World Press Photo 2020.

 


En agosto de 2020, una cuidadora abrazando a Rosa, de 85 años, en un asilo en Sao Paulo. Su primer abrazo en cinco meses. Debido a la pandemia, todos los hogares de ancianos de Brasil impusieron medidas estrictas y prohibiciones de visitas. El danés Mads Nissen capturó este momento y fue galardonado por la mejor imagen en la sección de noticias puntuales y también por la foto del año.

CGCEES-Campaña Día Internacional contra el Acoso Escolar-2 de mayo

martes, 13 de abril de 2021

Spot "Estamos aquí" Educación Social.


El siguiente spot tiene como objetivo visibilizar la figura de la educadora y el educador social. Desde producciones CEESCYL queremos agradecer a todas aquellas personas que de manera totalmente desinteresada habéis hecho posible este lugar.

martes, 6 de abril de 2021

Arcadi Oliveres: la lucha por la Paz y la Justicia

 



ARTUR DOMINGO I BARNILS

Historiador y especialista en la obra y legado de Gandhi

Conocí personalmente Arcadi Oliveres en Mumbai en 2004, durante el W.S.F. (Foro Social Mundial). Fue mi primera estancia en India, aprovechando que algunos de los temas planteados durante las sesiones del Foro estaban relacionados con la vida y el legado de Mahatma Gandhi. También era una oportunidad de conocer un país por el cual me siento atraído desde hace años y de asistir a reuniones y conferencias dedicadas a una de las personalidades que me han interesado y me interesan más, y a la cual he dedicado —y dedico todavía— mi estudio.

Allí encontré a Arcadi, acompañado de otros miembros de Justícia i Pau, una entidad que él presidía, en medio de un ambiente de cierta euforia colectiva, que era la que se vivía en aquellos años en los movimientos altermundialistas. Años de afanes para buscar alternativas de alcance mundial en un mundo cada vez más en crisis. Fue mi primer contacto directo con su afabilidad.

Después de esto fuimos coincidiendo en determinadas ocasiones, muchas menos de las que me habría gustado. Entre otras muchas afinidades, teníamos en común el interés por Gandhi. Arcadi era un pacifista convencido. Según ha explicado en su última entrevista, había heredado esta convicción profunda de su entorno familiar, especialmente de su padre, y también de Lluís Maria Xirinachs, que fue profesor suyo. Se implicó bien pronto en los movimientos de protesta contra el franquismo, participando en la fundación del SDEUB (el Sindicat Democràtic de la Universitat de Barcelona). Su conciencia, de raíz cristiana progresista, lo llevó a rechazar claramente el militarismo, una actitud que ha mantenido hasta el final de su vida.

Pero su pacifismo —y en esto hay algún punto de comparación con Gandhi—tenía también una base profundamente social. A menudo afirmaba que no puede haber paz sin justicia, si hay explotación. Una de las entidades que presidió, como he dicho, fue Justícia i Pau, que combina estos dos aspectos. Su crítica radical del capitalismo lo llevó a estudiar el entramado del poder económico y las complicidades que existen dentro de las instituciones y entre sus cargos dirigentes. Era un placer, aparte de muy instructivo, oírle explicar, sin renunciar a cierta ironía, las conexiones entre los poderes económicos y las instituciones políticas, tanto a nivel del Estado español, como de Europa y el mundo. Y lo hacía de una manera didáctica, abierta y amena, cautivando como pocos lo sabían hacer. Por eso era tan solicitado en los institutos y centros de enseñanza: por esta combinación de rigor, información y didáctica.

Arcadi Oliveres ha sido una persona comprometida con todas las causas que ha considerado justas. Uno de los momentos en los que su actividad transcendió más fue durante el 15-M y el movimiento de los indignados, en 2011. Hablando en las plazas, en los institutos, a las entidades vecinales, y de todo tipo. Desarrolló una actividad frenética, propugnando siempre la importancia de la no violencia, de la cual era un convencido defensor.

Su figura, de apariencia física frágil pero de una gran firmeza ética, se hizo familiar para miles de personas. Dos años más tarde fue el principal impulsor, junto con la monja benedictina Teresa Forcades, de la entidad Procés Constituent, que pretendía vincular la defensa de los derechos y la justicia social con el derecho a la autodeterminación de Catalunya, en la mejor tradición de los movimientos y teorías que han sido conscientes que derechos sociales y derechos democráticos no pueden ir separados.

Arcadi se había declarado independentista, pero su independentismo no era del tipo del nacionalismo conservador que se proyecta a menudo con un lenguaje agresivo en relación a otros pueblos, sino que buscaba la libre fraternidad entre todas las comunidades y países, en cualquier contexto. Y para él, ninguna liberación nacional se podía llevar a cabo al margen de la justicia social, o posponiéndola.

Hay otras muchas causas que Arcadi abrazó e ideas que defendió. Por supuesto, la defensa de los derechos humanos en general, pero también la necesidad de avanzar hacia una sociedad sensible con el medio ambiente y la ecología, y que abandone el despilfarro. En definitiva, que aborde los retos ecológicos y climáticos que tenemos planteados. Por eso había asumido y defendía, también, las teorías sobre el decrecimiento económico, junto a una redistribución de la riqueza que cubra las necesidades básicas de toda la gente. Y se podrían destacar todavía muchas más.

A diferencia otras personas públicas vinculadas a todos estos movimientos sociales, Arcadi no tenía ambiciones políticas. De hecho, parecía interesarle bien poco la política partidista y, mucho menos todavía, la burocracia de los aparatos. Recuerdo, de primera mano, el descanso que indisimuladamente experimentó cuando en una asamblea de Procés Constituent se decidió no formar parte de una candidatura para las elecciones al Parlament del año 2015, dentro de una coalición para la cual él estaba propuesto para encabezar la lista.

Confesó que había pasado algunas noches sin dormir ante esta expectativa que, por otro lado, hubiera asumido sin duda por razones de responsabilidad, pero que no perseguía. Él prefería la libertad de aquel que se encuentra comprometido en la difusión de la defensa de la justicia social y los derechos y deberes fundamentales más que en vida política partidaria, a menudo tan decepcionante. Seguramente por eso todas las fuerzas sociales y políticas con vocación transformadora, lo tenían como un referente a quién acudir y pedir colaboración, lejos del sectarismo y con una gran autoridad moral.

Su carácter bondadoso y sencillo hacía que no buscara el protagonismo; no tenía ningún afán en este sentido, no cabe duda. Esto no quiere decir que no estuviera satisfecho y, quizás contento, de verse tan valorado y querido. Los seres humanos necesitamos y nos gusta ser reconocidos y valorados. Negarlo seria incurrir en una falsa humildad. Pero una cosa es este sentimiento legítimo y otra es la desmesura o la obsesión por estar en primera página. Si se me permite el lenguaje sencillo, Arcadi no hubiera dado nunca codazos ni "conspirado" para lograr protagonismo. Tampoco lo necesitaba. Es lo que tiene poder sentirse querido y valorado de manera espontánea. He tenido la suerte de conocer y compartir experiencias con algunas personas con este talante, desgraciadamente, muy pocas.

Todo el mundo hablará de Arcadi como de un referente que echaremos de menos, y es muy cierto. Vivimos tiempos convulsos, inciertos y de cierta pobreza moral y ética. En momentos así se hacen más necesarias que nunca las personas como él. En periodos de desconcierto aparecen liderazgos demagógicos y poco honestos en todas partes; en unos casos declaradamente deshumanizadores y de ideologías totalitarias y xenófobas, predicadoras del odio. En otros, pseudo-liderazgos caracterizados por la mediocridad y el tacticismo, para arañar algunos apoyos y votos que les lleven a esferas de poder o de influencia. Y en estas situaciones, el papel de los testimonios rigurosos en favor de la justicia social, la libertad y la paz, así como de activistas cargados de humanidad y liberados de sectarismos, se vuelve indispensable para buscar las salidas que nos hagan avanzar como humanidad.

Arcadi Oliveres destacaba entre estos. Por eso lo encontraremos tanto a faltar.

miércoles, 31 de marzo de 2021

La Educación Social es revolucionaria

 


Comienza Miguel Delibes su libro “El mundo en la agonía” diciendo que su contenido constituye un llamamiento a la cordura y a la necesidad de dar al progreso un enfoque que conceda prioridad, ante todo a la vida, a la solidaridad entre las personas y a la concordia con la Naturaleza. En ese mundo que describe Miguel Delibes, en ese mismo espacio se mueven Educadores y Educadoras Sociales que desarrollan su trabajo como si de la pista central de un circo se tratase, la misma en la que cuelga el trapecio a más de diez metros de altura, muestra una total seguridad, pero hasta el mejor salto entrenado mil veces puede fallar.

En el año 2009, Slavoj Zizek, filósofo esloveno, en la Conferencia Internacional de Marxismo en Bloomsbury, Londres, dicta un discurso en base a una pregunta que se vuelve esencial en estos momentos actuales, ¿qué significa ser un revolucionario hoy en día?.

A la contestación de qué es ser revolucionario hoy día, lo hace el escritor y activista uruguayo Raúl Zibechi, que ha trabajado con los movimientos sociales de Latinoamérica, diciendo que es luchar colectivamente para transformar la sociedad, es ser solidario, ser cuidadoso con el medio ambiente, es pensar no en el hoy, sino en las generaciones futuras, …

Si como Educadores y Educadoras Sociales tenemos en cuenta aquellos principios básicos que nos mejoran como profesionales de lo social, de ellos mismos sacaremos nuestro quehacer revolucionario. Así tendremos que tener en cuenta los Derechos Humanos, una acción socio-educativa que facilitará a las personas ser protagonistas de su propia vida, la justicia social, la participación comunitaria, etc.

Partimos de esta manera en que la Educación Social se implica en generar cambios ante las injusticias sociales y ser mediador entre los colectivos más frágiles y aquellas personas que puedan desarrollar recursos para acercarnos a un bien común. Así nuestros valores como Educadores y Educadoras Sociales nos llevan a implicarnos a través de nuestra práctica profesional y favorecer con nuestra intervención a toda la población en general y en particular a las que presentan mayores dificultades para ayudarle a salir adelante.

La Educción Social es revolucionaria pues práctica el decrecimiento, la igualdad, el desarrollo sostenible, la tolerancia, el acompañamiento a las personas en los procesos de desarrollo personal y realización de un proyecto de vida, la inteligencia emocional, la solidaridad, en mediar ante los conflictos, la protección de la naturaleza, el prevalecer lo comunitario ante los individual, la educación por la paz y la no violencia, la diversidad sexual y de género,…

“Cambia el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía… ¡Sino justicia!

Samel N.P.


lunes, 29 de marzo de 2021

CONVOCATORIA DE BOLSA DE EMPLEO DE LA ESCALA DE EDUCADORES SOCIALES DE LA ADMINISTRACIÓN DE LA COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEÓN

 


CONVOCATORIA DE BOLSA DE EMPLEO DE LA ESCALA DE EDUCADORES SOCIALES DE LA ADMINISTRACIÓN DE LA COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEÓN El 29 de febrero de 2012, el BOCYL publicaba una modificación de la Ley 7/2005, de 24 de mayo, de la Función Pública de Castilla y León, para incluir la Escala de Educadores Sociales dentro del Cuerpo de Técnicos y Diplomados Especialistas del Grupo B. 

Esta publicación es el resultado de las actuaciones del CEESCYL y de su Servicio Jurídico para el reconocimiento de la profesión de educador y educadora social en Castilla y León, a través de un proceso judicial previo iniciado en el 2008 frente a la Relación de Puestos de Trabajo de la Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León. 

Los Cuerpos de Administración Especial, según la Ley de la Función Pública de Castilla y León, son aquellos a los que les corresponde el ejercicio de funciones propias de una profesión, en atención a la titulación específica exigida para su ingreso; por lo que desde ese momento existía legalmente la posibilidad de que la Administración autonómica convocara plazas para ese Cuerpo de Administración Especial, ajustándose a las características y exigencias de titulación de dicha Escala, antes inexistente. Desde entonces el CEESCYL ha estado trabajando para que la Junta de Castilla y León dotara de contenido efectivo este reconocimiento legal. 

Hoy, 9 de marzo de 2021 es un día grande para los Educadores y Educadoras Sociales de Castilla y León. El BOCYL publica la ORDEN PRE/237/2021, de 1 de marzo, por la que se convoca proceso selectivo para la constitución de la bolsa de empleo temporal del Cuerpo de Técnicos y Diplomados Especialistas, Escala de Educadores Sociales de la Administración de la Comunidad de Castilla y León.

 Para formar parte de esta bolsa de empleo temporal, los interesados deberán formalizar la inscripción, realizar la autobaremación de méritos y elegir la zona o zonas en las que desearía trabajar, para ello deberán acceder a la aplicación informática habilitada al efecto en el portal de empleados públicos https://empleopublico.jcyl.es.

Acceso a la inscripción AQUÍ. El plazo se abre el 10 de marzo de 2021. Fecha de corte: Formarán parte de la bolsa de empleo los aspirantes que se encuentren inscritos en la misma el día 14 de abril de 2021 o, si éste fuera inhábil, el primer día hábil siguiente. 

Agradecemos, especialmente, el trabajo de los compañeros y compañeras de las distintas Juntas de Gobierno y de nuestro servicio jurídico que pusieron las bases para que esta convocatoria sea hoy una realidad en Castilla y León, así como el reconocimiento y agradecimiento a la Administración de la Comunidad de Castilla y León ante su apuesta por una intervención socioeducativa de calidad. 

Junta de Gobierno Valladolid, 9 de marzo de 2021


domingo, 21 de marzo de 2021

Día Internacional del Síndrome de Down, 21 de marzo de 2021.

La banda Motxila 21 (de la Asociación Síndrome de Down de Navarra) grabó en marzo de 2.012 un videoclip basado en el tema "Somos la Banda Motxila 21", de Enrique Villarreal ("El Drogas"), miembro del grupo compuesto por 12 jovenes con Síndrome de Down y voluntarios / as.

miércoles, 17 de marzo de 2021

"UBUNTU"

 



Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana.
Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.
Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio.
Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: UBUNTU,
¿Cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?
UBUNTU, en la cultura Xhosa y zulú significa: "Yo soy porque nosotros somos".

Es una “conexión universal de compartir que conecta a toda la humanidad”, es decir:
Yo no soy si tú no eres, si los demás no son. “Soy porque ustedes son”.

domingo, 21 de febrero de 2021

Asociación NANA

 



QUIÉNES SOMOS


Nana es una asociación sin ánimo de lucro que promueve la formación integral a través de las herramientas que nos proporcionan las artes escénicas para potenciar la creatividad y llevar a cabo, a su vez, una labor de sensibilización y transformación en la sociedad. 

Desarrollamos proyectos que fomentan el desarrollo emocional, intelectual, social y ético utilizando el teatro, la música y la danza para favorecer la inclusión e impulsar la participación de aquellos colectivos más vulnerables.


QUÉ HACEMOS

El propósito de nuestro trabajo es hacer participar a un grupo de menores institucionalizados en Centros de Acogida de Menores, en proyectos educativos e interculturales en los que se utilizan el teatro, la música y la danza como protagonistas. Nuestros proyectos finalizan en la composición de los correspondientes espectáculos cuyo fin es que sean representados y utilizados como medio de sensibilización en cuantos escenarios y espacios públicos y/o privados sea posible.

Además, suponen una oportunidad para adquirir conocimientos nuevos, y entre otras cosas, valores primordiales como el respeto, la humildad, la constancia, el esfuerzo y la disciplina, por tanto, de crecimiento personal para los menores.

    sábado, 30 de enero de 2021

    Mujer, fotografía y educación social

     


    Foto: "Migrant Mother" de Dorothea Lange

    Dicen que una imagen vale más que mil palabras, eso me recuerda lo que pueden reflejar y expresar, además somos capaces de procesarlas seiscientas veces más rápidas que los textos. Podemos estar hablando de la mirada hacia un cuadro, escultura, fotograma, cartel,…, pero es la imagen de una fotografía la que seguramente llegue más lejos en el momento de mostrarnos la realidad.

    Hace unos días en la edición digital de Público.es encontraba un artículo de Nazanín Armanian sobre la fotoperiodista Mahin Mohammadzadeh, nacida de madre y padre kurdos en la provincia de Sistán-Beluchistán de Irán, uno de los lugares más empobrecidos que podemos visitar. Mahin fue capaz de enfocar con su cámara y archivar todas las situaciones que pudo captar para darlas a conocer no sólo a su país también al mundo entero en una exposición “34 voces del mundo” del 2017 por la conmemoración del 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer”.

    También me viene a la memoria a la también fotoperiodista española Carmen Sarmiento, que recorrió aquellas partes del mundo en las que había alguna situación de injusticia que tenía enfocar y apretar el disparador de la cámara. Recuerdo de Carmen los programas que dirigió en la televisión “los marginados” y “los excluidos”, este último en colaboración con Manos Unidas.

    En el 2020 se presentó una exposición en Madrid con el título “Mujeres fotógrafas. Una historia contada a medias” recoge el trabajo fotográfico de nueve autoras españolas de diferentes generaciones que utilizan la fotografía en sus procesos artísticos. Las protagonistas son: Esther Ferrer, Eva Lootz, Carmen Calvo, Isabel Muñoz, Ouka Leele, Vicky Méndiz, Carla Andrade, Bego Antón y Lua Ribeira.  


    La historia de las mujeres como fotógrafas se remonta al mismo origen de la fotografía, pero como en cualquier tipo de arte, fueron ellas y sus fotografías invisibilizadas, ahora es el momento de conocer sus vidas y sus trabajos. Como mujeres fotógrafas sus puestas en escena mantienen una perspectiva de género y una sensibilidad hacia los temas sociales, muchas veces siendo sus imágenes manifiestos reivindicativos sobre la pobreza, las desigualdades, el machismo, la violencia machista, las guerras, …De las muchas mujeres fotógrafas, algunas españolas ya las hemos nombrado, pero quiero enumerar otras fuera de nuestras fronteras como Ruth Orkin, Nan Goldin, Annie Leibovitz, Helen Levitt, Lalla Essaydi, Dorothea Lange,…, y muchas más.


    La Educación Social tiene un gran recurso en poder utilizar la fotografía social y la de las mujeres fotógrafas como una herramienta de apoyo en sus intervenciones. La fotografía social están ligada directamente a los seres humanos, a su entorno y las situaciones que viven, se basa en captar la realidad en un momento significativo de la historia, invitando a la reflexión y al conocimiento de la vida cotidiana de las personas.

     

    “Para poder disparar una foto necesito emocionarme”.

    Cristina García Rodero, fotógrafa española. 


    Samuel N.P

    jueves, 28 de enero de 2021

    Las Abuelas que parió la historia

     


    En el film Abuelas, una película sobre (y con) Abuelas de Plaza de Mayo, de Cristian Arriaga, podemos verlas contando su historia en primera persona: sobre sus vidas, amores y deseos. Una historia sobre el dolor convertido en búsqueda.

    Por Manuela Bares Peralta, Editado en APU, Agencia Paco Urondo. Periodismo Militante.

    Abuelas, una película sobre (y con) Abuelas de Plaza de Mayo es un testimonio presente de la vida de diez mujeres que construyeron sus casas, familias e historia de maneras diferentes, pero una época inundada por el terror y la pérdida las hizo encontrarse para siempre. Es una de las primeras veces que escuchamos entremezclarse las voces de Estela de Carlotto, Delia Giovanola, Sonia Torres, Ledda Barreiro, Buscarita Roa, Rosa Roisinblit, Ángela Barilia, Emilce Flores, Aída Kancepolski y Berta Schubaroff hasta convertirse en un único relato, el de su búsqueda; pero también el de quiénes eran y quiénes son ahora. La búsqueda de las abuelas abarcó países y generaciones, fue una de las primeras reivindicaciones compartidas y la gesta empecinada pero llena de esperanza de una democracia inmadura e imperfecta que quería quedarse.

    Esta historia es sobre ellas, sobre sus vidas, sus amores y deseos. También es una historia sobre el dolor convertido en búsqueda. La búsqueda de dos generaciones, la de los hijos y los nietos. Esos que tanto imaginaron y amaron aún sin conocerlos. La película es una invitación a conocerlas sin intermediarios, como si compartiéramos una tarde con ellas. Mirándolas a través de las pantallas, con la ternura y la emoción de quienes miran a un grupo de valientes y de quienes tienen el privilegio de escuchar un testimonio que le ganó al miedo, a las injusticias y al tiempo.

    Es difícil escribir sobre las Abuelas sin pararnos en nuestra propia historia y en lo que significan en ella, aún sin saberlo. No me animo, me parece injusto. Cuando tuve el impulso de escribir esta nota, Delia llegó a mi vida. Un amigo me habló de ella, de cómo la llevó a comer locro y de cómo le gusta ir en el asiento de adelante en auto. De lo que la quería y se divertía con ella. El amor con el que la contaba en pequeñas anécdotas y gestos, era el amor con el que narramos a nuestras propias abuelas, las que nos dio la herencia, pero también la vida.

    Si intentara describirla, Delia es la abuela que parió la historia, la que no nació siendo madre ni abuela, la que la desaparición de su hijo Jorgito y su nuera Estela la hizo comenzar una búsqueda, la que circuló cada jueves alrededor de la Plaza de Mayo sabiendo que nunca más iba a estar sola, que la búsqueda de su hijo y su nieto estaba destinada a trascender el tiempo.

    “Soy una madre que busca a su hijo y una abuela que buscó a su nieto”, me dice Delia desde el otro lado del teléfono. Su voz te saca una sonrisa, aunque la tuvieras lejos. La tristeza y los golpes parecen haberla endurecido sólo lo suficiente para empujarla a seguir buscando a todos los que faltan. Delia enviudó a los 37 años, afrontó la desaparición de su único hijo y de su nuera, aquella nena a la que le enseñó a escribir y quiso como a una hija. También sufrió la pérdida de su nieta Virginia, que tenía sólo tres años cuando sus papás desaparecieron. Unos años después de una de las pérdidas más grandes, la de la nieta con la que compartió la búsqueda, encontró a su nieto Martín, que vivía en otro continente.

    “Cuando Virginia filmó Hermanos de Sangre, un documental sobre su búsqueda para encontrar a su hermano, pidió que incluyeran una traducción en inglés porque estaba convencida que Martín podría estar en cualquier lado. Virginia tenía razón, Martín estaba en Estados Unidos”.

    “En mi vida sufrí muchos golpes, el suicidio de mi nieta me destrozó. Lo único que me calma la tristeza es pensar que me regaló 35 años de su vida”. Las pérdidas de Delia son muchas, aunque las disfrace con chistes y una personalidad arrolladora. Ella es la abuela cibernética, cada viernes se conecta desde su computadora para acompañar a los nietos en sus reuniones, también es la que anda siempre con el teléfono celular a cuestas porque el llamado de Martín siempre llega, aunque esté lejos, siempre llega.

    Al igual que otras madres y abuelas, Delia prefirió saber a imaginar. Ella tuvo señales de vida de Estela y Jorge, de su cautiverio en el Pozo de Banfield, del nacimiento de Martín, de que su nuera logró pasar el cordón umbilical de celda en celda para que Jorge supiera que su hijo había nacido. Los testimonios de una compañera de cautiverio la ayudaron a reconstruir lo que les pasó, pero también fueron el impulso para no dejar de buscar. Delia prefirió saber a imaginar, pero como ella misma dice, en su caso, “la realidad fue más cruel”.

    Delia es la abuela de muchos porque, como ella misma dice: “está orgullosa de todos, de los que encontraron y de los que faltan”. A todos los buscó con el mismo amor y deseo con el que buscó a Martín. Pero todavía hay muchas abuelas como Sonia y Ledda que sueñan con ese reencuentro y, aunque a veces el tiempo las inquiete o el no saber si van a poder encontrarlos a todos, tienen la certeza de que si no los encuentran ellas los van a encontrar los nietos, porque la búsqueda tiene que seguir.

    sábado, 16 de enero de 2021

    Proyecto Barrios Solidarios para la atención a personas en riesgo de exclusión

     


    La Confederación de Asociaciones Vecinales de Castilla y León (CAVECAL)  junto a laFederación de Asociaciones Vecinales de Bierzo  han lanzado en El Bierzo el programa “Barrios Solidarios”, una iniciativa que además de las  asociaciones vecinales bercianas se llevará a cabo en las Federaciones de Ávila, Salamanca y Valladolid y  que está  subvencionado por la Junta de Castilla y León.

    El proyecto en Ponferrada se centrará en la Oficina de atención a personas en riesgo de exclusión, que pretende dar respuesta a las dificultades encontradas por estas personas a la hora de hacer uso de los recursos existentes y tramitar y solicitar las distintas ayudas a las que pudieran tener derecho. 

    Los problemas que el colectivo vecinal pretende atajar se han multiplicado exponencialmente como consecuencia de los efectos derivados de la pandemia de COVID-19, por lo que resulta más necesario que nunca la puesta en marcha de esta oficina. 

    En coordinación con otras organizaciones y administraciones se informará y asesorará al usuario sobre los distintos recursos existentes a su disposición y se le brindará asistencia en sus relaciones con la Administración, así como la ayuda que precise para solicitar y tramitar prestaciones y/o ayudas que pudieran corresponderle tales como: 

    Ayudas locales, regionales y estatales a los afectados por la pandemia de COVID-19 

    Bono social eléctrico y térmico 

    Renta Garantizada de Ciudadanía e Ingreso Mínimo Vital 

    Subvenciones destinadas al alquiler de vivienda. 

    Prestación económica por hijo o menor acogido a cargo 

    Prestaciones y subsidios por desempleo 

    Para ello se ha articulado el teléfono 987 941 222 y el email  solidarios@favbierzo.org donde las personas interesadas pueden ponerse en contacto para solicitar cita previa  para una  posterior atención telefónica o presencial en la sede de la Federación de Asociaciones Vecinales del Bierzo en la C/ Pintor Mondravilla 16 del barrio de Cuatrovientos. 

    domingo, 20 de diciembre de 2020

    Día Internacional de la Solidaridad, 20 de diciembre de 2020

     

    Nuestro futuro se basa en nuestra solidaridad

    El programa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pone en el centro a la persona y al planeta, se apoya en los derechos humanos y está respaldado por una alianza mundial decidida a ayudar a la gente a superar la pobreza, el hambre y las enfermedades. Se forjará por tanto sobre la base de una cooperación y solidaridad mundiales.

    El Día Internacional de la Solidaridad Humana es:

    • Un día para celebrar nuestra unidad en la diversidad;
    • Un día para recordar a los gobiernos que deben respetar sus compromisos con los acuerdos internacionales;
    • Un día para sensibilizar al público sobre la importancia de la solidaridad;
    • Un día para fomentar el debate sobre las maneras de promover la solidaridad para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros, el objetivo de poner fin a la pobreza;
    • Un día para actuar y buscar nuevas iniciativas para la erradicación de la pobreza.

    Antecedentes

    La solidaridad se identifica en la Declaración del Milenio (PDF) como uno de los valores fundamentales para las relaciones internacionales en el siglo 21 y para que quienes sufren o tienen menos se beneficien de la ayuda de los más acomodados. En consecuencia, en el contexto de la globalización y el desafío de la creciente desigualdad, el fortalecimiento de la solidaridad internacional es indispensable.

    Convencida de que la promoción de la cultura de la solidaridad y el espíritu de compartir es importante para la lucha contra la pobreza, la Asamblea General proclamó el 20 de diciembre como Día Internacional de la Solidaridad Humana.

    A través de iniciativas como la creación del Fondo Mundial de Solidaridad para erradicar la pobreza y la proclamación del Día Internacional de la Solidaridad Humana, este concepto fue promovido como crucial en la lucha contra la pobreza y en la participación de todos los interesados pertinentes. 

    Solidaridad en el trabajo de las Naciones Unidas

    La solidaridad ha definido el trabajo de las Naciones Unidas desde el nacimiento de la Organización que, desde su creación, atrajeron a los pueblos del mundo para promover la paz, los derechos humanos y el desarrollo económico y social. La organización fue fundada en la premisa básica de la unidad y la armonía entre sus miembros, expresada en el concepto de seguridad colectiva que se basa en la solidaridad de sus miembros a unirse “para mantener la paz y la seguridad internacionales”.

    Así mismo, la Organización se basa en este espíritu de solidaridad para “la cooperación en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario”.

    La solidaridad es uno de los valores fundamentales y universales en que deberían basarse las relaciones entre los pueblos en el siglo XXI. Por ese motivo, la Asamblea General decidió proclamar el 20 de diciembre de cada año Día Internacional de la Solidaridad Humana, en su 60/209 (PDF) de fecha 22 de diciembre de 2005. 

    Además, con el objetivo de erradicar la pobreza y promover el desarrollo humano y social en los países menos industrializados, en particular entre los segmentos más pobres de sus poblaciones, la Asamblea General creó el Fondo Mundial de Solidaridad, en su resolución 57/265 (PDF).


    Información: web ONU