miércoles, 7 de febrero de 2018

El cuaderno de Sara


El cuaderno de Sara
Año
Duración
115 min.
País
España España
Dirección
Guion
Jorge Guerricaechevarría
Fotografía
David Omedes
Reparto
, , , , , , , ,
Productora
Telecinco Cinema / Ikiru Films
Género
Aventuras. Intriga | África. Secuestros / Desapariciones
 
Sinopsis
Laura busca desde hace años a su hermana Sara, desaparecida en medio de la selva del Congo. Ni la ONG para la que trabajaba ni la Embajada tenían noticias de su paradero... hasta que aparece una foto de un poblado minero del Este del Congo con la imagen borrosa de Sara. Sin dudarlo un momento, Laura viaja hasta Kinshasa dispuesta a adentrarse en el territorio de los Señores de la Guerra, dejando atrás las diferencias que la separaron de su hermana, y sin sospechar que esa aventura le llevará hasta la más sucia, violenta y oculta trastienda de los grandes poderes occidentales.

Información en la web de FILMAFFINITY

martes, 30 de enero de 2018

De John Lennon a la Educación Social por la Paz y la No-Violencia



 
Al final de la segunda guerra mundial un conjunto de países se platean la necesidad de un modelo de Paz como base para la convivencia y que se apoya principalmente en la Educación. Así surgen nuevos desafíos en el ámbito de la Educación Social, algunos de ellos se enmarcan en una nueva Educación para la Paz y el Desarrollo que va más lejos de lo que conocemos como crecimiento económico, otros en la llamada Educación Intercultural debido al fenómeno emigratorio, también en Educar para la participación y finalmente una Educación que fomente el desarrollo personal y social, ésta última teniendo como lanzadera a la escuela, la familia y la propia comunidad.

En 1964, Llorenç Vidal, educador, poeta y pacifista, establece el 30 de enero como Día Escolar de la No-Violencia y la Paz, siendo dicho día el aniversario de la muerte de Gandhi. Llorenç Vidal pretende el desarrollo de acciones con objetivos de fomentar la No-Violencia y La Paz en el entorno de una Educación Pacificadora de carácter permanente.

Es en 1969 cuando un nuevo conflicto bélico surge y que introduce el miedo a que una nueva guerra mundial estuviese a las puertas de la humanidad, hablamos de la Guerra del Vietnam. En ese mismo momento dos personas desde la habitación 1742 del Hotel Queen Elizabeth de Montreal (Canadá), encerradas durante una semana, movilizaron a toda la opinión pública y reivindicaron la PAZ y un NO a la guerra del Vietnam y a todas la GUERRAS. Nos referimos a John Lennon y de Yoko Ono, su acción despertó a mucha gente y fue la respuesta a que es necesaria la participación de la sociedad para poder vivir con ausencia de guerras. La fotografía que recorrió el mundo, obra de un joven estudiante italiano de Bellas Artes de 19 años, Bruno Vagnini,  en la que John Lennon y Yoko Ono en pijama y desde la cama, un 31 de mayo de 1969, sobre la ventana y con cinta adhesiva estaban pegados folios con eslóganes a favor del “amor” y la “paz”, esa misma imagen es la que nos compromete a Educadores y Educadoras Sociales a trabajar desde nuestro entorno por una “Educación para la Paz”.
Samuel N.P.
 

domingo, 21 de enero de 2018

"El hombre que deberíamos ser" o cómo vivir una nueva masculinidad




Córdoba
"Cuando nació mi hijo, pude comprobar cómo mi padre, que hasta entonces había respondido fielmente al modelo hegemónico de sujeto proveedor y detentador del orden y la autoridad familiar, empezó a dejarse llevar, como nunca antes, por las emociones".
Así comienza la reflexión que el escritor y profesor de Derecho Constitucional, Octavio Salazar, comienza su libro 'El hombre que no deberíamos ser. La revolución masculina que tantas mujeres llevan siglos esperando', editado por Planeta y que trata de ser una suerte de manual de reflexión sobre la masculinidad y cómo caminar hacia una identidad justa e igualitaria. Incluso con el desarrollo de potencialidades ahora frustradas por la castración que históricamente han sufrido los hombres con respecto a sus emociones.
Con un formato manejable y reducido, de 98 páginas, dedica sus capítulos a adentrarse en el análisis de la realidad de un sistema que ha marcado un camino de masculinidad que no sólo ha discriminado y lastimado a las mujeres, sino a los propios hombres. Con datos iniciales para vencer la resistencia natural que muchos hombres experimentan cuando se habla de feminismo.
Salazar nos cuenta los diferentes puntos de evolución que los hombres han desarrollado en ese camino a la igualdad. Y también nos ofrece perfiles en los que la dominación, la violencia, la depredación sexual, la ocultación de las emociones y la huída de los cuidados y la corresponsabilidad familiar forman parte de masculinidades existentes y erróneas.
Además, suma un decálogo para avanzar hacia una nueva masculinidad, "diez claves para la revolución masculina".
 

domingo, 7 de enero de 2018

Cautiva por ser madre soltera


Las presas de Carmen Polo. María García, la fundadora de la primera asociación de madres solteras de España, relata los nueve meses que pasó en 1972 recluida en Peñagrande, una inclusa para jóvenes ‘descarriadas’ que dependía del Patronato de Protección a la Mujer presidido por la esposa del dictador .
 
ana gaitero | león, Diario de León, 7 ENERO DE 2018
 
Miles de españolas, desde los 16 hasta los 25 años, sufrieron la represión del Patronato de Protección a la Mujer del que fue presidenta la esposa de Franco, Carmen Polo, y cuya misión era «la dignificación moral de la mujer, especialmente de las jóvenes, para impedir su explotación, apartarla del vicio y educarla cristianamente».
El patronato, confesional por definición, tenía atribuciones para tutelar e internar a las mujeres en establecimientos regidos por órdenes religiosas, que en la práctica eran cárceles con un severo régimen disciplinario y de las que no se podía salir sin el permiso de la institución.
Su autoridad estaba por encima de los tribunales. Así lo decidió Franco en la ley de 20 de diciembre de 1952 que reguló el Patronato de Protección a la Mujer, que venía funcionando desde 1941 como heredero del antiguo Patronato Real para la Represión de la Trata de Blancas: «Las medidas de protección o regeneración no se suspenderán por la incoación de procedimientos ante los tribunales», señala su artículo 21. No se extinguió hasta 1985.
Las juntas nacional y provinciales asumían la tutela y guarda de las mujeres, incluso mayores de edad: «Ejercerán sobre las mujeres las funciones de vigilancia, recogida, tratamiento e internamiento».
La leonesa María García fue una de las mujeres que sufrió el yugo de esta institución. Su delito: quedarse embarazada con 16 años y no casarse. Tras ser expulsada del colegio de monjas en el que cursaba cuarto de bachillerato, ella misma solicitó el ingreso en la Institución Nuestra Señora de la Almudena de Peñagrande (Madrid), el centro de reclusión que el patronato creó para las madres solteras. «Me sentía rechazada en León y pensé que era una solución», confiesa.
«Una compañera de trabajo de mi hermana me había hablado muy bien y yo misma se lo propuse a mi padre, que tuvo que ceder la tutela al Patronato de Protección a la Mujer», añade. Su padre firmó la cesión de la tutela, como era preceptivo. Era el mes de marzo de 1972 y estaba embarazada de cuatro meses, según la exploración médica. Cuando se subió al tren con la visitadora que la acompañaba, como si fuera una policía social, no se imaginaba lo que iba a encontrar en aquel edificio de la calle Isla Malaita, 2 y 4, en aquellos tiempos a las afueras de Madrid.
«Aquello era una cárcel. Nada más entrar me encontré con cien mujeres embarazadas haciendo trabajos de costura para El Corte Inglés y rezando el rosario. Estaba asustada y me eché a llorar. Pero la monja me gritó: «Aquí no hay papá que pague» y me acompañó a la celda. Allí quise morirme y empecé a escribir a mi madre para que me sacara, pero no le enviaban las cartas», recuerda.
En la institución había mujeres de pago, «hijas de familias de la alta sociedad que iban allí a dar a luz y muchas veces daban el niño en adopción», apostilla. La mayoría pagaban con trabajo la reclusión, a pesar de que el patronato compensaba a las monjas con una cantidad por cada mujer. «Fregábamos el suelo de todas las galerías y la guardería rodillas, con estropajo y jabón, recogíamos la fruta para las monjas, que a nosotras no nos daban fruta, y por la tarde costura. Éramos negocio de todo el mundo», subraya.
Bajo la férrea tutela de las Cruzadas Evangélicas, María García vivió en Peñagrande nueve meses infernales. Las despertaban con la canción Manda rosas a Sandra y por la tarde, aparte del rosario y las jaculatorias, había sesión de radionovela. La popular Simplemente María discurría con su tono moralizante mientras ellas daban una puntada tras otra sin parar. «A ver si aprendéis», les decía.
La comida era deficitaria en nutrientes y excesiva en hidratos de carbono. «Nos daban comida para que engordáramos y tuviéramos un parto más difícil», añade. Ella no se dejó. «Cuando teníamos que bajar la fruta nos guardábamos algo en la barriga. Una vez nos pillaron y nos castigaron a comer solo plátanos pasados en puré. Desde entonces no los pruebo», explica. La col era la única verdura que se veía por allí. Acostumbrada a la huerta de casa, «me hacía ensaladas con el cogollo», apostilla.
Aún así la hora del parto fue otro duro trago de dos largos días de dolor, sin que le suministraran ningún tipo de calmante. Por no recibir, ni apoyo moral. Muy al contrario, la humillación era la moneda corriente en el trato cotidiano de las monjas hacia las mujeres ‘caídas’ o ‘descarriadas’. Si en misa solían oír al cura: «Vosotras, que sois de las cuatro letras», en el paritorio el tono se elevaba: «¡Ay zorra, ¿no te acuerdas cuando estabas debajo?», era el reproche habitual.
Las chicas se ayudaban unas a otras como podían. «Alguna murió después del parto y estoy segura de que hubo niños con problemas de salud por negligencias», afirma.
La capacidad redentora y reeducadora de aquella institución queda muy en cuestión en su testimonio: «Mi primer cigarrillo lo fumé el día que di a luz. Antes nunca había fumado. Mi madre se quedó asombrada cuando llegué a casa», asegura María García.
Si malo fue entrar en Peñagrande sin saber a lo que se enfrentaba, peor fue salir. Nada más que dio a luz sus padres iniciaron los trámites para que la dejaran en libertad y a su cargo. Pero tardaron meses en conseguirlo y tuvieron que emprender un pleito.
Los documentos no dan lugar a dudas sobre el poder que ejercía el Patronato de Protección a la Mujer y la institución de Peñagrande como su delegada sobre las mujeres que caían bajo su tutela, bien por denuncia de los padres o bien por desconocimiento de las consecuencias de renunciar a la tutela sobre las hijas.
En el expediente de María García, el número 2520/72, figura un documento del 22 de marzo de ese año que dice: «En el día de la fecha me hago cargo de la mujer María García Álvarez, la cual no será entregada a nadie, ni aún visitada sin autorización expresa de esta Junta Provincial, bajo cuya protección queda internada en este establecimiento. Dios guarde a usted muchos años», era el remate de todos los escritos oficiales.
Las súplicas de su padre para que la dejaran en libertad no surtieron efecto, pese a que aportó certificados médicos sobre la enfermedad de su mujer y alegó que su hijo también estaba fuera de casa, y de la península, pues cumplía el servicio militar obligatorio fuera de su territorio. El escrito, de su puño y letra, está fechado en el mes de septiembre. También alegó que la joven había cursado hasta tercero de bachillerato y que como estaba a punto de comenzar el curso escolar no quería que perdiera otro año. No se le dio opción a estudiar en Madrid, en los centros que el patronato tenía concertados para las jóvenes internas de Peñagrande.
Pero la respuesta, negativa y tajante, se hizo esperar más de dos meses. El 28 de noviembre de 1972, recibió respuesta negativa y tajante: «Tengo el honor de comunicarle que la citada joven, aunque se ha superado en su comportamiento, estimamos que es demasiado pronto para enfrentarse con su problema. Vemos por otra parte la necesidad que tiene de una mayor formación moral y social».
Las acciones judiciales que emprendió el padre y la huelga de hambre de su madre a la puerta del centro surtieron efecto pocos días después de este escrito. El 14 de diciembre quedaba firmada la carta de libertad de María García Álvarez, aunque la joven madre no saldría del recinto de Peñagrande hasta el 21 de diciembre, como bien recuerda 45 años después.
En el tiempo que estuvo en Peñagrande no se le dio opción a estudiar en Madrid, en los centros que el patronato tenía concertados para las jóvenes internas de la residencia de Nuestra Señora de la Almudena. La única salvación que veían para ellas era el matrimonio. María recuerda que los domingos, en la misa de 12, se abrían las puertas de la iglesia y entraban muchos hombres. Una vez situados estratégicamente en los bancos, «nos hacían desfilar a nosotras para que nos vieran y escogieran». Era muy joven pero tuvo claro que no se casaría desde el momento que tuvo a su hijo en brazos. Aquel día, mientras daba el pecho a Tomás, se juró que «nunca me casaría y que llegaría el día en que sería respetada como madre soltera en León». Hoy es una referencia para las familias monoparentales en España y a nivel internacional, como presidenta de la Fundación Isadora Duncan, hija de la asociación que creó en 1984.
El camino ha sido largo y difícil. La condición jurídica y social de las madres solteras está a años luz de la marginación y humillaciones que sufrieron, aunque la discriminación, sobre todo fiscal, sigue existiendo. María García recalca que «no fui la única» que sufrió el yugo del patronato. «Hubo algunas chicas que no lo soportaron, se suicidaron», afirma con una emoción contenida.
El regreso a León supuso volver a enfrentarse con el rechazo y los prejuicios sociales hacia las madres solteras. «Nunca le agradeceré bastante a mi padre cuando un día se presentó un hombre mayor con una chica joven en casa y le ofreció buscar a uno como él para mí: «¿Tú crees que yo voy a casar a mi hija con viejo?», le espetó. «La chica me miró como diciendo: ¡Qué suerte has tenido!».
María García recuerda también las palabras de su madre: «Quiso que volviera a estudiar, me animaba a salir a bailar y me decía que aunque ella aún tenía que educarme, al mismo tiempo yo tenía que responsabilizarme de hijo», Pero una cosa era la realidad de casa y otra la que vivía en la calle.
Las habladurías sobre abortos, novios, amantes se juntaban con las miradas acusatorias. Nunca cedió. Ni aceptó el libro de filiación que daban a las madres solteras, en lugar de libro de familia. En 1984 lo consiguió. Acostumbrada a leer la prensa en casa (su abuelo recibía periódicos de León, La Bañeza y Astorga), alzó su voz en escritos y un día convocó a las madres solteras de León para crear la asociación. «Al principio venían hombres en busca de mujeres para casarse y creo que algunas se fueron porque siempre mantuve que el matrimonio es una opción, no una solución», apostilla.
La formación, primero en estudios básicos y luego profesionales, fue uno de los pilares de la Asociación de Madres Solteras Isadora Duncan, como se llamó inicialmente. «La independencia económica y emocional son fundamentales», añade. A mí nunca me abandonó un hombre, hizo dejación de sus funciones como padre», recalca.
Nunca había querido contar aquel episodio con detalle. Recordar Peñagrande, «era muy doloroso», admite. Después de lo vivido y de aparecer en Las desterradas hijas de Eva, el libro de Consuelo Consuelo García del Cid sobre los abusos y maltrato a las mujeres sometidas al imperio del patronato, cree que es el momento de que «la historia de las mujeres salga a la luz», especialmente, las «obreras y campesinas» que siempre han quedado al margen, incluso a veces, del feminismo centrado en las élites intelectuales y sociales. «Si alguien ha tocado de lleno en la línea de flotación del patriarcado somos las madres solteras», subraya.
La fundación trabaja también con mujeres migrantes y con menores y desarrolla programas de empoderamiento de las mujeres para su autonomía emocional y económica, así como de apoyo y educación en igualdad a menores. La incorporación de las niñas al mundo de la ciencia y la tecnología, con particular atención a la robótica, son proyectos punteros.
El camino ha sido largo y difícil. La condición jurídica y social de las madres solteras está a años luz de la marginación y humillaciones que sufrieron, aunque la discriminación, incluida la fiscal, sigue existiendo. La fecundación in vitro ha cambiado el concepto social de madre soltera. «A ellas se las ve como madres por elección, a nosotras no. Éramos las de las cuatro letras».
María García se ríe al contar una anecdóta con el cura de su pueblo: «Pasé de ser puta a santa cuando aprobaron la ley del aborto, me ponía como ejemplo de que no había abortado». Lo que no esperaba el sacerdote es que ella respondiera que «defiendo el aborto libre y gratuito. La decisión es nuestra». 

miércoles, 3 de enero de 2018

EDUSO BIERZO-Educación Social en la Comarca del Bierzo


En el último Boletín del Colegio de Educadores y Educadoras Sociales de Castilla y León aparece este artículo de Tania López sobre lo que es Eduso Bierzo y su origen.

Eduso Bierzo, una organización "no organizada" cuya lucha
y trabajo por la educación social se encuentra centrada a
nivel comarcal en El Bierzo (León). Tania López participa en
Eduso Bierzo y nos cuenta cómo surgió la iniciativa.
La idea de Eduso Bierzo surgió en septiembre
de 2016, en principio iba a ser solo una reunión entre 4 o 5 educadores/
as sociales que ni siquiera se conocían para celebrar el Día Internacional
de la Educación Social. Todo comenzó con un par de mensajes vía Facebook
que tuvieron origen en nuestro compañero Samuel Núñez:
l Hola, había pensado en hacer algo el 2 de octubre... ¿te
apuntas?
l ¡Pues claro! Se lo digo a un par de edusas más que conozco...
Y así nos juntamos unos pocos, celebramos nuestra primera
reunión en “el espacio” de nuestra compañera Verónica Vieitez y
comenzamos a preparar la celebración que llevaríamos a cabo:
hablar de lo que es la educación social, experiencias de educadores
de diferentes ámbitos, proyección de pequeños documentales
e incluso canciones, un pinchito... Total que fue un
éxito, muy participativo y con muchos más asistentes de los que
podíamos imaginar. Pero ya sabéis como somos los/as educadores/
as sociales, no podemos organizar una actividad puntual
y quedarnos ahí, sino que en nuestras cabezas ya empezaron a
bullir ideas sobre lo siguiente que nos gustaría hacer para visibilizar
nuestra profesión y comenzaron a surgir sinergias de todo
tipo. Se creó un grupo de Facebook que ahora cuenta con más
de 200 personas donde poder compartir actividades, formación,
ofertas de empleo, etc. Hubo más encuentros y reuniones de
trabajo, acudimos a la radio para contar al mundo quienes somos
los educadores y que hacemos, y algunos colaboramos en un
medio de comunicación también de ámbito comarcal con columnas
de opinión y entrevistas donde hablamos de educación
social en diferentes ámbitos..
En definitiva comenzó una andadura en la que cada vez se van
uniendo más edusos/as y compañeros/as de otras profesiones,
cuya última actividad ha sido la reunión celebrada el pasado día 15
de diciembre donde se han propuesto nuevas ideas para llevar a
cabo a lo largo de 2018 y comenzar a trabajar sobre las mismas,
como por ejemplo, diferentes actos informativos para acercar nuestra
profesión a distintos colectivos, las primeras jornadas comarcales
de educación social o la creación de un (vídeo)blog con la participación
de diferentes edusos/as de la región (y más allá)
No tenemos sede, ni estatutos, ni junta directiva... Pero si muchas
ganas y muy buenos profesionales entre nosotros, así como
las puertas abiertas para todos aquellos que quieran participar.
Así que a todos aquellos que tengáis una idea y muchas ganas
de seguir trabajando por el reconocimiento de nuestra profesión a
todos los niveles, os esperamos con los brazos abiertos.

BOLETÍN INFORMATIVO DEL CEESCYL Nº 41. SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2017



Ya está disponible el  BOLETÍN INFORMATIVO DEL CEESCYL (Nº 41) correspondiente a los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2017.
Información sobre las III Jornadas Autonómicas "Respuestas socioeducativas a conflictos adolescentes" celebradas en Palencia, la Campaña Estatal #POR UNA LEY DE EDUCACIÓN SOCIAL, los apoyos recibidos y las reuniones mantenidas, tanto a nivel estatal como autonómico; la celebración del 10º Aniversario del CGCEES en Madrid en el marco del Día Internacional de la Educación Social, las reuniones de la Comisión de Ética y Deontología Profesional del CEESCYL y del grupo de trabajo del Área de Comunicación, así como el desarrollo del III Encuentro Estatal de Deontología Profesional y el inicio del proceso de renovación de los cargos de la Junta de Gobierno del CEESCYL, son algunos de los temas centrales de este Boletín, además de las secciones habituales, la entrevista a un educador social y la incorporación de diversos artículos de opinión.
 

martes, 26 de diciembre de 2017

Juegos y juguetes para jugar, ni más ni menos



Cuando estamos jugando, estamos compartiendo experiencias, desarrollamos la curiosidad, potenciamos la creatividad, afianzamos la socialización y sobre todo, aprendemos a vivir. 
El juego ayuda a los niños y niñas a su desarrollo en las diferentes etapas de la vida y contribuye a crear su personalidad. 
Aunque es verdad que tenemos todo el año para comprar juguetes y para jugar, el consumo es superior en las fiestas navideñas, al menos se dedica mucho más tiempo a incidir sobre el “juego y el juguete”. 
Desde hace años son muchas las campañas para fomentar la igualdad en los anuncios de juguetes y juegos, pero muchas de las tiendas, sobre todo las grandes superficies siguen mostrando en sus estanterías la distinción entre juguetes para niños y niñas. La publicidad de juguetes utiliza muchas estrategias para llamar la atención y para hacer que el juego o juguete que se anuncia sea lo suficientemente atractivo para poder comprarlo. 
Es muy importante que desde las familias fomentemos el juego y el juguete sin distinción de género, con lo que reforzaremos los valores de igualdad, respeto y tolerancia. 
El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM)y el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) en el año 2016 presentaron un  Informe anual sobre la Campaña navideña de Juegos y Juguetes 2016, con el fin de evaluar qué tipo de publicidad se lanza en la época previa a las compras navideñas.
Cuatro de cada 10 anuncios de juguetes son sexistas, si bien la cifra queda ya lejos de los ocho de cada diez de 2013.
Los anuncios sexistas de juegos y juguetes han aumentado por primera vez en cuatro años, al pasar del 38,46% de 2015 al 43,27% en 2016, lo que “debe ponernos en alerta como sociedad, frenando cualquier paso atrás en conciencia de género, y pedir la máxima colaboración de agentes de socialización tan importantes como la publicidad”.
En la misma página web del Instituto Andaluz de la Mujer se hace referencia a ciertos aspectos a tener en cuenta a la compra de juguetes:

1. No hay juguetes de niños o niñas.
2. No hay colores para cada género.
3. Elegir respetando la diversidad.
4. Con la elección del juguete también educamos.
5. Elijamos juguetes que fomenten que niños y niñas cooperen y compartan espacios, especialmente los domésticos.
6. Ayudemos a promover las capacidades personales de cada niño y niña.
7. Busquemos juegos que potencien la empatía y el desarrollo de sentimientos.
8. Evitemos juguetes, juegos y videojuegos violentos.
9. No siempre decir que sí a todo. Los menores están condicionados por la publicidad.
10. Busquemos libros y juegos en los que estén presenten niñas y niños.

Hay que tener en cuenta es hay un conjunto de Leyes que protegen tanto a los consumidores y consumidoras de juegos y juguetes, como a los propios niñas y niños que los utilizan. Empecemos a recordar la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia, aprobada por la Asamblea de la Naciones Unidas, los Derechos de los y las menores en el Estado Español y en las diversas Comunidades Autónomas, las Normas que regulan la Publicidad dirigida a la Infancia en los diferentes medios de comunicación.
Se necesita trabajar el tema del juego y el juguete en los centros educativos, con los menores y con sus familias, diseñar actividades que informen y formen a toda la comunidad escolar. Sería también un buen momento para comenzar a recuperar juegos tradicionales, construir con materiales reciclables los juguetes y también crearlos como fuente de imaginación.
Samuel N.P.

The Kid - Charlie Chaplin, 40 años después


sábado, 16 de diciembre de 2017

La Diputación de León presenta las actividades organizadas para la celebración del 50 aniversario de la apertura del Centro Ocupacional COSAMAI de Astorga


El presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, ha visitado hoy el Centro Ocupacional COSAMAI, ubicado en Astorga, uno de los cuatro Centros Asistenciales que gestionamos desde la Diputación de León, junto con el Sagrado Corazón, Nuestra señora del Valle y la Residencia de personas mayores Santa Luisa. Esta visita ha servido, como cada año, para que el presidente de la institución provincial  las fiestas a todos los usuarios y, por supuesto, a los trabajadores del Centro, por su gran trabajo diario para hacer que la vida de estas personas sea un poco más fácil. 
 
Pero esta ocasión, además, tiene un motivo especial. Este próximo año que entra, Cosamai celebra su 50 aniversario. 50 años dando servicio a los discapacitados de la provincia que aquí tienen un lugar donde ser atendidos, mejorar su calidad de vida y desarrollar sus capacidades, a través de los distintos servicios entre los que se encuentran, como sabéis, los talleres ocupacionales.
 
La primera piedra se colocó en 3 de diciembre de 1966, tras la iniciativa de la Diócesis de Astorga de conmemorar el Concilio Vaticano II, con la colaboración de los llamados Hermanos Holandeses y la Diputación de León. Los dos primeros pabellones se inauguraron el 22 de enero de 1968. Ese mismo día llegaron 16 alumnos, que llegaron, tras la obras de ampliación a través de las que se construyeron un total de 5 pabellones da la gran cantidad de solicitudes, a que en 1973 se atendiera a 173 alumnos y 77 mediopensionistas.
 
En 1974, ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos de mantenimiento del Centro, pasa a depender totalmente de la Diputación de León. Desde entonces, se han llevado a cabo numerosas obras desde la Residencia Glorieux, el polideportivo o la ampliación de los talleres ocupacionales. En 1986 acudían al grupo escolar 203 alumnos, de los que 121, todos chicos, residían en alguno de los pabellones.
 
Actualmente, son 110 los usuarios que residen en 5 residencias mixtas, 4 en un piso de vida independiente y 21 mediopensionistas. En total, 135 personas son atendidas en COSAMAI, todos ellos con capacidad psíquica de tipo medio y ligero. Además, trabajan en el Centro 81 empleados. 
 
El Centro dispone de diferentes servicios:
 
-Los talleres ocupacionales. Uno de los servicios más sociales. Los usuarios participan en 8 talleres como son jabón y papel, cartonaje, encuadernación, manipulados, estampación jardinería cerámica y madera,
-La Unidad asistencial. Supone un espacio de recuperación física de atención geriátrica o cuando el deterioro cognitivo es más acusado o surgen problemas psicológicos.
-Edificios de Residencias. Los inicios fueron una concepción muy adelantada para su época, proporcionan a las personas residentes en el Centro una atención integral de forma temporal o permanente, que incluye alojamiento, manutención, cuidados para la realización de actividades de su vida diaria, apoyo personal, familiar y social, actividades de rehabilitación integral y fomento del ocio, asesoramiento para mejorar la calidad de vida del usuario. Todo ello para garantizar los derechos de las personas que participan en el Centro COSAMAI, facilitando servicios de apoyo que garanticen la plena integración de las mismas en los niveles social, económico, cultural y deportivo. Son 5 los edificios que se destinan a residencia.
 
Programa 50 aniversario
 
Para celebrar este importante aniversario, desde la Diputación se han organizado diferentes actividades que se llevarán a cabo durante todo el año y que son:
 
A partir de enero, una vez al mes los usuarios tendrán un espacio en Cope Astorga, desde el que tendrán la oportunidad de contar los trabajos y actividades que llevan a cabo en COSAMAI, además de adelantar los actos que se llevan a cabo con motivo del 50 aniversario. El día 22 se celebrará el acto oficial de la celebración del 50 aniversario del Centro. Será entonces cuando coloquemos una figura conmemorativa y una fiesta en la que no faltará una comida todos juntos, fotografías e, incluso, una disco móvil. En febrero, el día 17, los usuarios participarán en el desfile del tradicional sábado de piñata de Astorga, haciendo un homenaje al “Circo COSAMAI”, una actividad recordada con mucho cariño por los astorganos.
 
En marzo, se realizará un mural `50 años creciendo juntos´ en la pared exterior de la residencia, donde se plasmará el recorrido del Centro durante estos 50 años. En abril, el día 9, los usuarios colaborarán en la IX Carrera de Santo Toribio, y el día 12 habrá fiesta, con imitaciones de los trabajadores de diferentes artistas “Tu cara me suena”.
 
Los días 12 y 13 de mayo, se celebrará la `Gran romería COSAMAI´, con tómbola, artesanos, puestos de comida e, incluso, la visita de pendones leoneses.
Ya en junio, los usuarios serán los encargados de impartir talleres en el Polideportivo de Rectívia, mostrando todo lo que han aprendido. En julio, celebraremos la Semana Cultural. En el mes de septiembre, participarán con un cortometraje en el que se recoge la historia del Centro, en el Festival de Cine `Ciudad de Astorga´. El 19 de octubre habrá conferencias impartidas por el equipo técnico, en noviembre plantaremos un árbol conmemorativo y cerramos el año con muchas actividades en las que participarán los usuarios.
 
“Como veis, un amplio programa de actividades cuyo objetivo, el de la Diputación, es dar a conocer la gran labor que se lleva a cabo desde este Centro y también el de concienciar a la sociedad de que todos tenemos nuestro lugar en ella, sean cuales sean nuestras capacidades, algo que ya han demostrado los chicos que son atendidos en COSAMAI”, señaló Majo.
 
Además de estas iniciativas, también se ha presentado el calendario que que se ha realizado para celebrar estos 50 años. En él aparecen algunos de los usuarios del centro, mostrando las actividades que llevan a cabo durante todo el año. “Y con una frase en cada mes, que intenta mostrar las posibilidades que se merecen los usuarios de este Centro, por su tesón, su energía y sus ganas de superación”. Estos calendarios se pueden adquirir en el taller de estampación del centro, ya que los realizan los propios usuarios, y tienen un coste de 3,50 euros en color y 2,50 en blanco y negro.
 
Servicios sociales
El presidente de la Diputación también ha querido reiterar la apuesta de la institución provincial “por la mejora de la calidad de vida de las personas que más lo necesitan es muy importante, un compromiso que hemos mantenido a lo largo del tiempo”. Los cuatro Centros Asistenciales que gestiona la Diputación de León y en los que atendemos a un total de 530 personas, cuentan en el recién aprobado presupuesto para 2018, con un total de cerca de 18 millones de euros.
 
En materia social, uno de los temas más importantes para la institución provincial, hemos aumentado la dotación hasta superar los 35,7 millones de euros, lo que supone casi el 26,6% del total del presupuesto. Además de los centros asistenciales, somos los responsables de los 25 CEAS que están repartidos por toda la provincia y a través de los que se llevan a cabo más de 40.000 intervenciones. La ayuda a domicilio, y la teleasistencia “son otra de las muestras de nuestro compromiso de que los leoneses que residen en el área rural de la provincia cuenten con las mismas oportunidades con las que tienen los que residen en las ciudades”.
Información: web Diputación de León, 13 de diciembre de 2017.
 
 

martes, 5 de diciembre de 2017

Día Internacional del Voluntariado, 5 de diciembre de 2017


Naciones Unidas, 5 de diciembre de 2017

La paz y el desarrollo sostenible necesitan a los voluntarios

Cada día miles de personas se ofrecen como voluntarios, sobre el terreno o en línea, para contribuir a la paz y el desarrollo sostenible. Permite a las personas y comunidades participar en su propio crecimiento. Gracias al voluntariado, los ciudadanos construyen su propia resiliencia, amplían su conocimiento básico y adquieren un sentido de la responsabilidad para sus propias comunidades. El voluntariado consolida la cohesión social y la confianza al promover acciones individuales y colectivas, lo que conlleva efectos sostenibles para las personas mediante las personas.
Además, el voluntariado tiene un importante efecto dominó. Inspira a otras personas e impulsa las transformaciones requeridas para que los alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre ellos el número 16 decidado a promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas, y que estos arraiguen en las comunidades.
Los voluntarios pueden proporcionar asistencia técnica y completar las capacidades en todas las áreas de metas temáticas. Proporcionan servicios básicos, ayudan a transferir capacidades y a fomentar intercambios de buenas prácticas, y añaden una valiosa experiencia internacional y local gracias a los intercambios nacionales, Sur-Sur, Sur-Norte y Norte-Sur. Los voluntarios corporativos pueden desempeñar un papel especial a este respecto, al poner su experiencia tanto a disposición de las instituciones públicas como de las comunidades frágiles.
 

Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas

El Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU), además de movilizar miles de voluntarios cada año, trabaja en estrecha colaboración con asociados y gobiernos para establecer programas nacionales y crear estructuras que fomenten y mantengan el voluntariado local en los países. Los voluntarios, a través del servicio de «Voluntariado en Línea», pueden participar en el desarrollo humano sostenible a través de internet.
El Programa también trabaja con sus asociados para integrar el voluntariado en los programas de desarrollo y moviliza en todo el mundo a un número cada vez mayor y más diverso de voluntarios. Una tarea más de su labor es la de promover el reconocimiento de la contribución de los voluntarios. Cada año, el programa moviliza directamente a más de 7700 voluntarios a nivel nacional e internacional. El 80% proceden de países en desarrollo y más del 30% realizan su voluntariado en sus propios países.
El Día Internacional de los Voluntarios es una celebración de nuestro compromiso y de nuestra esperanza de un mundo mejor. Nuestro objetivo principal consiste en reconocer su labor y su dedicación, así como el de las organizaciones que los sostienen. También tiene el objetivo de informar a la gente sobre el impacto del voluntariado en la paz y el desarrollo sostenible y, a su vez, rendirles homenaje por su dedicación.

domingo, 3 de diciembre de 2017

“Visión Positiva” en el Día de las personas con discapacidad, 3 de diciembre de 2017

 


Foto: Fiesta final del Concurso Escolar sobre "discapacidad", Casa de la Cultura de Ponferrada, 1 de diciembre de 2017
 
El viernes 1 de diciembre, en la Casa de la Cultura de Ponferrada, la Asociación AMBI-Bierzo, entregó los premios del Concurso Escolar sobre discapacidad, más de 1000 trabajos realizados entre los colegios de primaria del Bierzo y Laciana. Es una actividad que ya lleva varios años realizándose y que cumple con los objetivos de sensibilizar a la población escolar en el tema de las discapacidades. “Visión Positiva” es una de las secciones de este concurso que merece una mención especial por el mensaje que invita a una reflexión sobre las personas con discapacidad.

La visibilidad y la inclusión social de las personas con discapacidad es el trabajo a desarrollar por las diferentes entidades tanto públicas como privadas. En este aspecto es necesario destacar en la Comarca del Bierzo el trabajo de varias ONGs que desarrollan proyectos con ese colectivo.

Hablamos de personas con discapacidad, cuando tendríamos que anotar el término “personas con otras capacidades”. La verdad es que la “discapacidad” es nuestra incapacidad para entender que todos y todas tenemos “capacidades diferentes”.  

¿Por qué un Día de las Personas con Discapacidad?
Las Naciones Unidas, establecen el Día Internacional de las Personas con Discapacidad fue declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante una resolución Documento PDF. El objetivo es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.
Tomando como base muchos años de trabajo de las Naciones Unidas en el área de las discapacidades, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada en 2006, ha avanzado aún más los derechos y el bienestar de estas personas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y otros marcos de desarrollo internacionales, como el Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres, la Carta sobre la Inclusión de las Personas con Discapacidad en la Acción Humanitaria, la Nueva Agenda Urbana, y la Agenda de Acción de Addis Abeba sobre la Financiación para el Desarrollo.
En palabras del Secretario General de la ONU, el portugués António Guterres, con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad ha dicho “la resiliencia es fundamental para lograr el desarrollo sostenible. En su promesa de no dejar a nadie atrás, la Agenda 2030 representa un compromiso para desarrollar las capacidades de aquellos que enfrentan la marginación y la exclusión, a fin de reducir su vulnerabilidad a las crisis económicas, sociales y ambientales”.
Samuel N.P.

domingo, 26 de noviembre de 2017

¿Quién te robó el arcoíris?


Eva Pereira, es una mujer brasileña que reside en la Comarca del Bierzo y que se quedó ciega a consecuencia de los abusos continuados de su expareja. Ahora cuenta su historia en un libro, ¿Quién te robó el arcoíris. Biografía inacabada de Eva'. La obra escrita por Francisco Javier Prada y Xabier Prada y financiada por la propia Eva.

“Círculos blancos” contra la violencia machista


Utilizar el color blanco el 25N tiene su origen en la campaña del “lazo blanco” que  nace en Canadá. El 6 de diciembre de 1989, en una Escuela Politécnica de Ingeniería en Montreal fueron asesinadas 14 adolescentes por el hecho de cursar una carrera destinada a hombres. El asesino al grito de ¡feministas!, entró en la facultad y las mató. A partir de esa fecha un grupo de hombres canadienses pensó que tenían la responsabilidad de implicarse, e implicar a otros hombres, en hacer algo para que cosas así no sucediesen más, y había que dejar de permanecer en silencio. La campaña se lanzó en 1991 en Toronto. Y en 1999 varias asociaciones de hombres y mujeres se propusieron desarrollar la campaña del “lazo blanco” en varios países de la Unión Europea.
La dinámica de los “círculos blancos” se ha desarrollado con motivo del “Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres”, el 25 de noviembre de 2017, en plazas y locales públicos de las poblaciones de de Arganza, Cacabelos, Camponaraya, Carracedelo y Toral de los Vados, todos enmarcados en la comarca del Bierzo. La actividad fue una iniciativa del grupo de profesionales del Equipo CEAS (Centro de Acción Social) de la Diputación de León en la que han colaborado los Ayuntamientos de las localidades señaladas anteriormente, colegios y asociaciones. 
“Círculos blancos” es una dinámica participativa, dirigida a toda la población, independientemente de su edad, desarrolla aspectos de comunicación, relación, cooperación y compromiso.
Se les pide a las personas presentes en el acto que se ocupen el lugar que más les gusta del espacio, procurando no estar juntos. Se les da una tiza blanca para que marquen un círculo alrededor de ellos o de ellas. El círculo blanco simboliza la violencia que nos envuelve, que está presente en diferentes momentos de nuestra vida. Se pone una canción, relacionada con el tema de la violencia machista, en este caso se decidió “la puerta violeta” de la cantautora Rozalén. Mientras suena la música la gente deja su círculo y busca otro vacío, unos segundos y se mueve hacia otro. Se dice que los movimientos se hagan sin hablar y con el menor ruido posible, así se puede escuchar la letra de la canción más detenidamente. Se finaliza la dinámica cuando la canción termina.
Nuestro “circulo blanco” se manifiesta como el compromiso personal en la lucha contra la violencia machista. El ocupar los otros “círculos” y no dejar ninguno vacío, lo interpretamos como que ninguna víctima estará sola. El salto de unos a otros “círculos”, será el apoyo de toda la comunidad para no silenciar y no permitir la violencia contra las mujeres.
Samuel N.P.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Proyecto “QUÉDATE”


Se ha puesto en marcha en Arganza (El Bierzo), el proyecto “Quédate”, que lo desarrolla la Asociación AFA BIERZO (Asociación de Familiares de Alzheimer Bierzo), con la financiación de la Diputación de León y el Ayuntamiento de Arganza. En este proyecto está colaborando el CEAS (Centro de Acción Social) desarrollando la parte de captación y motivación de la población para que puedan utilizar este recursos social.

El proyecto pretende mejorar la calidad de vida de las personas residente en el municipio de Arganza, a través de una intervención en el colectivo de personas mayores y en sus cuidadores y cuidadoras. A la vez que este proyecto se convierte en una herramienta muy útil y una medida necesaria para poder fijar población en el medio rural.

El proyecto desarrolla dos tipo de acciones, una de charlas-coloquio dirigidas a toda la población, una vez al mes, con diferentes temas, desde movilizaciones, atención a personas encamadas, hábitos de vida saludable, etc, y otras de las acciones, una vez por semana, grupos estables y que se trabaja la estimulación cognitiva, física, psicomotriz, motora, ocupacional, socio-sanitaria y psicológica.
Samuel N.P.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Día Internacional de la Infancia, 20 de noviembre de 2017


Adoctrinamiento vs. Librepensamiento


Artículo de la Educadora Social, Tania López,
Editado en Tierra Bierzo, 14/11/2017
Resulta que los maestros de Cataluña están adoctrinando a los niños y, claro, estamos todos/as preocupadisimos/as porque en la era de la democracia esto es intolerable, ¿no?
Bueno pues resulta que de repente aparece un hastag de esos que ya empiezo a aprender como funcionan, que se llama #yoadoctrino y que un montón de profesores empiezan a retwittear, hasta aparece un vídeo en la misma linea.
Lo primero que aparece en este vídeo es lo que la RAE dice que significa adoctrinar: “Inculcar a alguien determinadas ideas o creencias”, aquí ya empiezas a dudar, porque así leído de primeras, dices: “pues hombre no suena tan mal”, pero luego te vuelves a acordar de lo que han dicho en el telediario y piensas: “¡ese no es su trabajo, a ellos les pagan para enseñar!”
Bueno, pues sigues viendo el vídeo y empiezan a aparece maestros y profesores varios con el cartelito #yoadoctrino hablando de las ideas o creencias en las que cada uno de ellos adoctrina y te encuentras con cosas como: #yoadoctrino en la no violencia, yo adoctrino en el positivismo, yo adoctrino en la igualdad de oportunidades… En fin, que en ese momento tu cerebro ya se está cortocircuitando y estás empezando a tener un tic nervioso en el ojo derecho, ¿CÓMOOOORRRR? (D.E.P. Chiquito) ¡¡Pero si adoctrinar es la base de la educación para la convivencia!! ¿pero lo mejor no era eso del librepensamiento? Bueno, depende de lo que pienses por libre… Aunque yo, personalmente y partiendo de la base de que el librepensamiento es una doctrina, dudo de que se pueda ser un librepensador sin haber sido adoctrinado previamente en diferentes ideas o creencias de las cuales absorber aquello con lo que conformar nuestras ideas propias. Por lo tanto, en este sentido, ¿no sería mejor que nos adoctrinaran en la escuela en un poco de todo y después ya escogemos?
Total, que al final no sabes que es lo bueno y que es lo malo y ves a gente que se queja de que adoctrinen a los niños que luego llevan a los suyos a catequesis y a otros que exigen libertad y democracia fomentando el odio día tras día. Son esas maravillosas contradicciones del ser humano que a mí me encantan, porque son nuestro gran defecto y a la vez nuestra esencia como especie.
Yo, lo tengo claro, tomando prestadas las palabras de la activista Ayaan Hirsi Ali: Mi tolerancia es para todos, excepto para los intolerantes.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Por un contrato (social) indefinido


Artículo de Iñigo Errejón, El País, 18 de noviembre de 2017
En este artículo se analiza el libro "El final del desconcierto" de Antón Costa
Las políticas de austeridad han roto la conexión entre crecimiento económico y progreso social. El economista Antón Costas propone cinco modos de restaurarla.
Vivimos tiempos de incertidumbre. Algunos de los principales elementos que dieron seguridad y sentido de pertenencia a las generaciones anteriores hoy hacen aguas sin haber sido sustituidas por nuevas certezas. Esto ha fracturado nuestras sociedades y las ha sumido en la ansiedad y la agitación. En España, a esta crisis generalizada se le suma la incapacidad escandalosa de las élites tradicionales y la ausencia, digámoslo claramente, de una estrategia como país para las próximas décadas.
Esta estrategia sólo saldrá de una conversación que necesariamente tendrá que darse entre diferentes. Por eso, quizás incluso para su sorpresa, me ha resultado tan provechosa la lectura -casi me atrevería a decir estudio- del libro de Antón Costas. Costas, catedrático de Política Económica en la Universidad de Barcelona, ha escrito un libro para explicar las causas de la situación social actual en España y sobre todo para ofrecer ideas concretas sobre cuáles deberían ser los ejes de un modelo social y económico sólido y de futuro. En un momento de inflación del ruido, se agradecen ensayos ágiles y rigurosos como éste. Costas combina un estilo profesoral, muy didáctico, con consejos y recomendaciones de un gestor con amplia experiencia.
El libro sitúa bien el problema central de nuestra época: se ha roto el contrato social que otorgaba derechos y deberes, hacía previsible el futuro y proveía de un marco de seguridad a las mayorías sociales que no nacían en cuna privilegiada. El hecho más relevante y de más calado social y político de esa ruptura es el aumento lacerante de la desigualdad, que lastra nuestra economía y corroe las bases de la democracia. Como bien explica Costas, por primera vez en décadas se ha roto la conexión entre crecimiento económico y progreso social, y este vínculo sólo podrá ser recompuesto por una política económica decidida y de largo aliento que se fije, en términos del autor, dos prioridades: “evitar que se consolide un elevado grupo de ciudadanos que queden permanentemente en la cuneta del paro o del empleo ocasional y aumentar la renta disponible de los hogares”. Esa política económica, de momento, está completamente ausente del proyecto del Gobierno y sus socios parlamentarios, que parecen asumir un escenario de fragmentación social y de crecimiento macroeconómico sin recuperación social -y por tanto un crecimiento de patas cortas, que puede volver a meternos en el callejón sin salida de intentar paliar con el crédito fácil lo que los salarios no resisten. La crisis española es en primer lugar una crisis de distribución de renta y, en segundo lugar, de modelo productivo.
Para pensar otro modelo de crecimiento, Costas parte de la crítica a las improvisaciones y ocurrencias de corto plazo que caracterizaron la gestión de la crisis en España. Errores derivados de lo que el autor denomina “síndrome de Berlín”, por el cual la mayoría de las élites económicas, políticas e intelectuales de nuestro país compró una explicación fanática, moralizante y -por qué no decirlo- sutilmente racista, que contra toda evidencia empírica y económica, dibujó la mal llamada austeridad como una justa penitencia para los derrochadores y vividores países del sur. Si algo se le puede reprochar a nuestras viejas élites es la escasa confianza y estima en su propio país y su vergonzante prisa en correr a ponerse al servicio de políticas erróneas, fanáticas e interesadas, que han dejado una profunda herida política y social en España.
De entre los cinco grandes retos para una estrategia de desarrollo consistente que el autor señala en la segunda parte del libro, me interesa destacar en particular dos aspectos, que además discute específicamente con las ideas tradicionales de la izquierda, desde un enfoque que me parece muy enriquecedor. En primer lugar, Costas reivindica el valor de la competencia: “Una política progresista ha de plantear la lucha contra los monopolios y los cárteles como una de las políticas sociales prioritarias”. Por eficacia y por filosofía política, el pensamiento emancipador tiene que ser capaz de imaginar combinaciones virtuosas -e instituciones que las regulen- de competencia y cooperación social al servicio de la innovación para vivir mejor, cuidando más de nuestros semejantes y del planeta.
En segundo lugar, Costas acude a la economista italoamericana Mariana Mazzucato y su concepto del Estado emprendedor. Sostiene, de forma convincente, que para financiar un Estado del Bienestar del siglo XXI el Estado no tiene por qué limitarse a ser un recaudador de impuestos sino que, sin descuidar la necesidad de una estructura fiscal justa y verdaderamente progresiva, el Estado puede buscar un retorno mayor de las inversiones y proyectos de riesgo en los que participa el sector privado. Esta es una idea fundamental para los países que, como el nuestro, necesitan un esfuerzo sostenido para una industrialización inteligente y aspiran a gobernar los cambios y no sólo a verse sacudidos por ellos o por los intereses de los fondos buitre: necesitamos un Estado que asuma sus responsabilidades y que sirva de locomotora para determinados sectores estratégicos en los que después se puede dar la colaboración público-privada.
Costas  sostiene que el Estado no tiene por qué limitarse a ser un recaudador de impuestos sino que, sin descuidar una estructura fiscal justa, puede buscar un retorno mayor de las inversiones y proyectos de riesgo en los que participa el sector privado
Sin embargo, cuando llega al momento de clasificar en apuestas políticas las posibles salidas a la situación de incertidumbre y quiera del acuerdo de convivencia, Costas realiza una simplificación que no se corresponde con su rigor en el campo de la economía. Dibuja básicamente, frente a las políticas de austeridad y ajuste fallidas, las alternativas de los “populismos” de izquierda y derecha por una parte, y la liberal-socialdemócrata por otra, que ve encarnada en Macron –cuya popularidad, por cierto, continúa en caída libre: casi un 60% de los franceses dan ya la espalda a sus reformas. Por supuesto, el autor es libre de manifestar cualquier preferencia partidista, e incluso es saludable que lo haga. Pero esta aparece debilitada si sólo puede ser afirmada por contraste con muñecos de paja. Costas entiende los populismos como meras reacciones a la incertidumbre, espasmos que aspiran a terminar con el mercado y la institucionalidad. Un momento meramente destituyente. Conviene recordar que algunas de las fuerzas progresistas que así cataloga se han hecho cargo de los principales ayuntamientos de España, saneando sus cuentas, reduciendo la desigualdad, poniendo fin al saqueo de lo público y oxigenando la vida institucional. Quienes creen en la necesidad de reformas para que España funcione deberían compartir hoy posición con los Ayuntamientos del cambio contra el inmovilismo que representa la intervención de Cristóbal Montoro –verdadero caso clínico del ‘síndrome de Berlín’.
Es posible que a Costas se le escape que la aspiración de “construir pueblo”, de formar parte de una comunidad que no deja a los suyos atrás, es exactamente la tarea de fundar nuevos acuerdos y equilibrios institucionales que está en el corazón de su propuesta de pactar un nuevo contrato social. Para que ese pacto sea posible y beneficioso para los de abajo hay que equilibrar la balanza recomponiendo un demos, heterogéneo e irreductiblemente plural, pero con horizontes compartidos. Entre esa tarea y la densidad intelectual no sólo no hay contradicción sino que hoy, aquí y ahora, amos fenómenos se necesitan mutuamente. Pero este, reconocerán algunos lectores, es un tema recurrente del debate de nuestro tiempo al que tendremos ocasión de regresar. En la Europa actual, y muy en particular en España, la tarea política fundamental no es aumentar unos puntos porcentuales el voto a la derecha o a la izquierda, no es girar unos grados las políticas públicas en uno u otro sentido. Es una tarea de mucha mayor magnitud y dificultad: hemos de recomponer el contrato social, roto por la desigualdad y por la concentración de poder en pocas manos fuera del alcance de la ciudadanía. Para ello necesitamos recomponer unas sociedades rotas por la ley del más fuerte, para sustituirla por la ley del más débil, acorazada por la soberanía popular y una correcta y diversificada malla de poderes separados y equilibrados. O, en otras palabras, un plan para una España viable y más justa.  De eso (también) deberíamos estar discutiendo cuando hablamos de reforma constitucional.
El final del desconcierto. Un nuevo contrato social para que España funcione. Antón Costas. Península, 2017. 352 páginas. 17,90 euros