lunes, 6 de agosto de 2012

Los Educadores y las Educadoras Sociales somos lo contrario a los recortes

Estamos en un verano un poco raro, no lo digo por la información meteorológica, lo afirmo por las noticias que nos despiertan cada mañana, sube la prima de riesgo, vuelve a bajar, otro recorte más, el paro no para, las empresas cierran, y así estamos con una frustración que nos encoge y envuelve.

No me extraña que con todo lo que nos viene encima el presidente del Consejo General de Educación Social salga al escenario diciendo “los Educadores y las Educadores Sociales somos lo contrario a los recortes”, es que el señor Alberto ve que el propio gobierno se salta los derechos básicos de las personas, en este caso de un plumazo pretende hacer desaparecer o ignorar el derecho a la Educación establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 ratificada por nuestro país en 1976 y en nuestra propia Constitución  de 1978 en su artículo 27.

La Educación Social que apuntaló las bases y los retos sobre su futuro en Valencia dentro del VI Congreso Nacional de Educación Social y que marcó un antes y un después de una disciplina cuya base conceptual se sostiene sobre dos ejes: un derecho de la ciudadanía y una profesión de carácter pedagógico. Ahora también los Educadores y las Educadoras Sociales son parte de los tijeretazos que se van dando día a día al Estado de Derecho y Bienestar.

Una nueva sensibilización social frente a las diferentes necesidades que surgen a través de nuevas modalidades de exclusión y marginación y la búsqueda para crear una sociedad más justa e igualitaria, hace que sea necesaria una intervención socioeducativa que pueda ayudar a las personas, a los grupos y a los colectivos.

Es verdad que la educación en la actualidad no es patrimonio exclusivo de la escuela, la educación no formal es más necesaria que nunca. La Educación Social es una prestación educativa que se extiende a lo largo de la vida de las personas y que se aplica en diferentes ámbitos y contextos.

En estos momentos en casi todas las Universidades Españolas se puede estudiar el Grado de Educación Social, hay un gran número de Educadores y Educadoras Sociales desarrollando su trabajo en instituciones públicas y privadas, y colegios y asociaciones profesionales que defienden esa profesión con mucha ilusión.

Si los recortes van en prejuicio de los colectivos más débiles, como Educadores y Educadoras Sociales claro que somos contrarios a ellos y vamos a reivindicar el Derecho que tiene la Ciudadanía a la Educación Social.
Samuel N.P.

2 comentarios:

Pedro Carlos Martinez Suarez dijo...

Reivindicar y reinventar ese derecho cada día construye nuestra identidad querido Samuel, muy buena entrada, sobre todo, muy pertinente. Un abrazo

Samuel Núñez Pestaña dijo...

Gracias Pedro por tu aportación, estamos motivados para seguir peleando por nuestra profesión y por su aportación a la mejora del Estado de Bienestar. Un abrazo.