domingo, 1 de diciembre de 2013

¿Es sexista el WhatsAppa?


El WhatsAppa es una aplicación de mensajería que permite enviar y recibir mensajes mediante Internet, muy utilizado en la telefonía móvil.  Además de aprovechar la mensajería básica, usuarios y usuarias  pueden crear grupos y enviar entre ellos un número ilimitado de imágenes, videos y mensajes de audio.
El sexismo es la discriminación sexual o discriminación de género, también hace referencia a las actitudes que promueven estereotipos de roles sociales establecidos en diferencias sexuales. Unas actitudes sexistas que se sostienen en creencias y estereotipos tradicionales sobre los distintos roles de género.
El WhatsAppa no es sexista, es una herramienta que por si misma no crea nada. Pero si es verdad que el uso de esta aplicación puede reproducir el sexismo y fomentar la violencia de género.
Por el WhatsAppa llega y circula mucha información, con posibilidades de intromisión en cualquier momento, es necesario utilizar la cabeza y no perder los límites de las redes sociales, para ello debemos gestionar y personalizar nuestra privacidad.
Una de las discriminaciones más directas que circulan por el WhatsAppa son las imágenes y videos que de una forma u otra atentan contra los derechos de la mujer, y no favorecen en nada la igualdad de trato entre los dos sexos.
Si todo esto ocurre en las redes sociales, no se trata de que estemos yendo hacia atrás, es que no se ha cambiado.
Un estudio de investigación realizado por la Universidad Complutense nos dice que el 25% de las chicas son vigiladas por su novio o ex novio a través de estas redes sociales y que se utilizan para acosar. En realidad el sexismo y los estereotipos de género perviven entre este colectivo.
Es necesario desarrollar una gran labor desde la Educación Social, poner en marcha programas, proyectos, acciones, actividades, etc, que nos acerquen a la realidad de las personas y ser capaces de generar cambios positivos, utilizando las nuevas tecnologías, entre ellas el WhatsAppa.
Samuel N.P. 

4 comentarios:

natalia dijo...

Un saludo,
soy estudiante de Educación Social, y hasta ahora, estoy terminando 2º, he estudiado varias asignaturas que versan sobre la alfabetización digital, lo cual me alegra mucho porque es un tema en el que tenemos que estar bien preparados.
El aprendizaje 2.0 pasa por aprender compartiendo. Para esto y no para humillar y/o acosar sirven las herramientas que tenemos a nuestro alcance como es el caso de las redes sociales.
Como bien dices, wasap no es sexista, es el uso que le queramos dar lo que lo convierte en bueno o malo.
Un buen uso en educación de esta sistema de mensajería, sería su uso para microaprendizajes, forma ideal de integrar la vida personal y laboral con la formación contínua.
Natalia

Samuel Núñez Pestaña dijo...

Hola Natalia, muy buena reflexión. me gusta que incluyas la palabra microaprendizaje, que interesante.
Gracias por seguirme en el blog. Por cierto dónde están estudiando Educación Social?
Un saludo

Pasqual Pérez dijo...

Buenas, estaba buscando información para uno de los múltiples trabajos…, y me he “topado” con este blog y esta entrada.
Ciertamente es preocupante el uso, sexista, xenófogo, discriminatorio, mobbing…, de la aplicación WhatsApp. Por otro lado, creo que incurriríamos en un error, si demonizáramos la aplicación, y NO a los individuos que la utilizan. Ya que, si rememoramos un poco, no hace falta ser muy mayor para esto, nos daremos cuenta, que lo mismo ha pasado con otros instrumentos de Internet: correo electrónico, Messenger, chat, páginas Web…
Así pues tengo que darle toda la razón a Natalia que la mejor acción es la educación, y ahí entramos los educadores (tanto profesionales como el resto) para darle la vuelta a esta situación. Y hacer de este programa de mensajería lo que es, una herramienta más para tener contacto con otras personas.
¡Ánimo con el blog!

natalia dijo...

Hola Samuel,
estudio en la UNED. Siempre me gustó la educación pero la vida me llevó por otros caminos. Un día, casi por azar, me vi trabajando como ATE(ayudante técnico educativo) apoyando a los niños especiales en el cole y la vocación despertó. Así que con 40 años me puse a estudiar y estoy disfrutando muchísimo, es una carrera preciosa y tengo algunos excelentes profesores.
Lo de los microaprendizajes lo estudié el año pasado en la asignatura "Medios, Educación, sociedad y tecnología" como una forma de integrar los actuales dispositivos móviles al aprendizaje.
Saludos