lunes, 6 de enero de 2014

La Educación Social en el desarrollo de las “otras capacidades”


En estos momentos surge el debate sobre si es mejor decir personas con “discapacidad” o hacerlo con el término “otras capacidades”. La palabra “discapacidad” hace referencia a la condición bajo la cual ciertas personas presentan alguna deficiencia física, mental, intelectual o sensorial que a largo plazo afectan la forma de interactuar y participar plenamente en la sociedad. Por el contrario “capacidad” se refiere a los recursos y actitudes que tiene un individuo, entidad o institución para desempeñar una determinada tarea o cometido.
Partimos que “discapacidad” muestra la falta de algo, “capacidad”, todo lo contrario, manifiesta lo que se tiene. No debemos de olvidar que la Organización Mundial de la Salud, los médicos, lingüistas, rehabilitadores, organizaciones de personas con discapacidad y diversas instituciones, han desarrollado el concepto de “discapacidad” como defensa de los derechos de estas personas. 
Pablo Pineda, con síndrome de Down, fue el primer estudiante en Europa en diplomarse en la universidad, a pesar de tener que superar muchas barreras burocráticas y sociales. Después de protagonizar la película “yo, también” y logar la palma de plata en el festival de cine de San Sebastian, comenzó su andadura para que reconozca el valor de las personas con otras capacidades.
La Educación Social encuentra en el presente un gran campo de intervención, no sólo en defender los derechos de las personas con discapacidad, sensibilizar a la población, reivindicar la eliminación de las barreras que impiden el desarrollo y la participación social de estos colectivos, estamos hablando de ir más allá, de resaltar las virtudes y habilidades de las personas con discapacidad es decir, desarrollar sus “otras capacidades”.
Me ha llamado la atención el trabajo desarrollado por UpSocial, formado por un grupo de personas  emprendedoras, entre las que se encuentra la Educadora Social, Marta Nomen, que se asocian para potenciar la innovación social.
El Ayuntamiento de Barcelona y UpSocial trabajan para implantar el modelo de la alemana Discovering Hands, que forma a mujeres invidentes para ser examinadoras médicas táctiles para detectar el cáncer de mama lo antes posible, aprovechando su superioridad en el sentido del tacto. UPSocial dice, estamos ante "una solución eficaz y barata de detección precoz, y que además cambia la percepción de la discapacidad: vemos por fin lo que pueden hacer y no lo que no pueden". La Fundación ONCE traería esta innovación a España y organizaría la formación en su centro de fisioterapia.
Otra iniciativa de UpSocial, es adaptar una innovación danesa para mejorar la empleabilidad de las personas con trastorno del espectro autista o similar, UpSocial ha provocado también la creación de una nueva empresa, Specialisterne España, con sede en Esade Creapolis Sant Cugat. La compañía quiere aprovechar la gran capacidad de concentración de estas personas y su tolerancia cero a los errores para ocuparlos en tareas del campo de las TIC.
Samuel N.P.
 

 

 

5 comentarios:

Asier Felix dijo...

Me ha encantado, Samuel, Lo público con tu permiso en Educablog , nuestra página de FB.

Un abrazo, amigo Ancareño

natalia dijo...


Muy bien, se trata de centrarse en sus capacidades y no es sus deficiencias.
Interesante información. Indagaré sobre ellos.

GrauMestre dijo...

Me ha gustado mucho descubrir las capacidades ocultas de personas ciegas que sirven para sacar a la luz lo que no puede verse, que paradoja. Me imagino que si cambiaramos nuestras creencias en otros terrenos de la "no capacidad" nos podria ir a todos mucho mejor. Gracias por la información. Ana

Mario Martínez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que manifiestas en tu entrada sobre estas personas.
Entre los valores en los que se mueve nuestra sociedad el respeto y la tolerancia me resultan de los más importantes, la intención que se muestra en esta entrada de querer que aquellas personas con discapacidades no se sientan ofendidas o desvaloradas por el trato que se les da derivado del término discapacitados, resulta bajo mi punto de vista un trabajo interesante y que debería ser puesto en marcha en todas las sociedades en las que haya personas con estas condiciones; es un trabajo de todos y somos nosotros, los educadores sociales, quienes podemos empezar a inculcarlo: no hay “discapacitados”, hay “personas con discapacidades” o con “otras capacidades”

Pedro Carlos Martinez Suarez dijo...

Soberbio como siempre Samu. Creo que debemos seguir por la senda abierta por Seligman, lo positivo nos aporta más sin duda. Gracias.