miércoles, 30 de noviembre de 2016

Días sin escuela para la Educación Social

 
 
 
Tengo en mis manos la revista “sinergias” que edita el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Andalucía (COPESA), analizo este monográfico dedicado a la “Educación Social en el Sistema Educativo”, siendo del año 2012, bien merece la pena leerlo con tranquilidad. De las primeras páginas hago una reseña a este texto que dice que la Escuela ha de ser “un lugar de aprendizaje privilegiado de participación ciudadana” en el que estarán implicados tanto el personal docente, el alumnado, la familia y la propia comunidad.

En la misma revista se puntualiza que los centros educativos deberían garantizar desde el punto de vista pedagógico la atención a la diversidad y la igualdad de oportunidades formativas, culturales y sociales, a la vez que se establece como figura clave en los Equipos de Orientación, el Educador o Educadora Social.

Si todo esto se tiene en cuenta, no puedo entender el acuerdo entre el Ministerio del Interior y el de Educación, Cultura y Deportes, en la puesta en marcha de un “Plan director para la convivencia y mejora de la seguridad en los centros educativos y sus entornos”. Un Plan que tiene como objetivo responder de forma coordinada y eficaz a las cuestiones relacionadas con la seguridad de los menores y jóvenes en la escuela y su entorno. Hasta aquí no se podrían cuestionar nada, pero llegamos a las actuaciones que van a desarrollar a través del personal funcionario de la Policía Nacional y Guardia Civil, que serían charlas preventivas dirigidas al alumnado, profesorado y familias. Dichas charlas serían sobre acoso escolar, drogodependencias, riegos en Internet, violencia de género, etc, algunos centros también se han planteado tratar temas de educación afectiva-sexual.

Me parece importante que los cuerpos de seguridad puedan participar en un proyecto de intervención en los centros escolares, pero para la coordinación de actuaciones, no creo que tengan que desarrollar acciones directamente en el aula, ni con el profesorado ni con las familias, al menos en esos temas. Para una intervención socioeducativa que tiene que ir más allá de unas meras charlas informativas, estarían los Equipos de Orientación con otros profesionales, como pueden ser psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, trabajadores sociales,…, y el profesional de la educación social como figura referente para hacer una verdadera labor preventiva en los centros educativo y en sus entornos.

Presiento que a la Educación Social se le quiere dejar fuera de la escuela, sin días para poder hacer frente a los cambios que necesita la educación en estos momentos. 
Samuel N.P.